AQUELLOS PASEOS POR EL PUERTO

Año: 1920. Fuente: A.R.G.

A Coruña al mismo tiempo que ha ido abriéndose al mar con la construcción del paseo marítimo ha perdido su puerto como lugar de paseo. Las puertas se cerraron por cuestiones de seguridad y las habituales visitas quedaron en el recuerdo.

Muchos paseos en las tardes de los jueves de la infancia  descubriendo barcos y pabellones distintos. Siempre había alguna bandera que había que descubrir su procedencia, una mercancía, un tinglado. El tráfico de camiones, actividades de las grúas, el tren interior con su locomotora de vapor, las diversas mercancías formando inmensas montañas. Los aparejos de los pesqueros, la cena preparada en cubierta para tomar antes de salir a faenar, los grandes trasatlánticos para llevar a los emigrantes a América. Todo contribuía a un bule bule que me atraía y avivaba mi imaginación y sueños de aventura en lejanos países.

Poco a poco aquellos paseos fueron evolucionando a juegos en los que nos afanábamos la pandilla. Los domingos era un lugar tranquilo, sin movimientos del personal. Allí éramos libres para escondernos y con ayuda de Roger, el perro de Gonzalo, buscar a los escondidos, tirar petardos, lanzarnos trozos de carbón… El querido Gonzalo una tarde quiso imitar a un bucanero de las películas saltando a un barco pesquero. Cuando más entretenido estaba en sus gritos y los demás íbamos a seguirle surgió del puente un hombre al que debíamos haber sacado de la siesta, le atizó una tremenda bofetada tirándolo sobre la cubierta. Allí acabó por un día la aventura de mares lejanos.

El Begoña, Monte Umbe, Cabo Hornos y otros eran habituales en el puerto. Sin olvidar al Marqués de Comillas o al Magallanes, no en vano uno de ellos, no recuerdo cual, fue el que me trajo a casa ya que según decían aquí no llegaba la cigüeña.

El tiempo fue transcurriendo, los paseos y juegos fueron  evolucionando hasta verme con mis alumnos de visita por el puerto. ¡Qué mañanas!

Un día íbamos a la lonja. Éramos recibidos con simpatía y cariño. Asistíamos a alguna subasta y al acondicionamiento de pescados en cajas y distribución a los camiones.

Otro día desde la Dársena comenzábamos a caminar descubriendo los diversos muelles y su función. Los almacenes, silos.

En el muelle Méndez Núñez comenzábamos el descubrimiento de las grúas pórtico, las vías del  tren para comunicar con la estación de San Diego, las tomas de agua para los barcos y el camino nos llevaba al muelle de Batería acondicionado a otro tipo de mercancías de granos y alúmina con sus silos y tuberías. Los muelles de Calvo Sotelo para cargar aceite y cemento, el del Centenario para los portacontenedores para silicio de Pico Sacro. San Diego para amoníaco, coque y la fábrica de hielo y sal.

Especial interés en el Pesquero con los barcos de altura y bajura, los secaderos de redes en el muelle de Santa Lucía. Eran visitas de descubrimiento, de cercanía, nada que ver con las últimas hechas desde el autobús, sin poder bajar para evitar accidentes.

Todo se fue ocultando, la protección, la tranquilidad de los trabajadores trajo el coste del puerto olvidado y escondido.

Entiendo que tiene que ser así, aunque ¿podría organizarse algún día de puertas abiertas?

Año: 1930. Fuente: A.R.G.
En el muelle de Méndez Núñez, descarga de trigo con la grúa cuchara a la tolva donde se van llenando los sacos. Foto: Martí
El ansiado 600 llegaba a A Coruña por mar desde la factoría de la Seat en Barcelona. Año: 1959. Foto: Blanco
Muelles de Baterías y Méndez Núñez. Completa imagen de movimiento, no falta nada: montañas de sal (creo), tren, maderas, edificio de Aduanas, y en el exterior Terraza, Kiosco y antiguo Hotel Atlantic.
Las visitas del Begoña fueros habituales en el puerto coruñés a lo lago de los años 60. Barco construido para la Armada Norteamericana y utilizado como carguero. Comprado en 1957 por la Compañía Trasatlántica Española que lo dedica al transporte de emigrantes a América.
En la foto podemos ver el viejo edificio de la Aduana y unos almacenes que se usaron como sala de exposiciones antes de construir el Centro Comercial Cantones Village.
Años: 50. Lamela capta una aproximación al muelle de Méndez Núñez.
Bidones, supongo aceite, en el muelle de Calvo Sotelo
Muelle de Linares Rivas
Instituto Oceanográfico en el muelle de Batería. Año: 191…
Batería de Salvas. Año: 1892
Lugar cercano a la plaza de Ourense utilizado por los madereros que formaban grandes torres con la madera hasta su utilización. El lugar era conocido por las tablas y protegidos por las sombras era lugar de encuentros poco confesables. Años: 60. Foto: Blanco
Años:50. Foto: José Lamela
Viejo Muelle de Hierro construido en 1869. Era un muelle-embarcadero que estaba en el malecón de la Marina frente a la antigua Aduana, hoy Subdelegación del Gobierno. Estuvo en funcionamiento hasta 1915.
arquivo do reino de galicia

Monja en los años 50 recogiendo restos de comida en un barco para alimentar a los animales en el Refugio. Foto: Blanco
Tren del puerto con locomotora de vapor y el Monte Umbe un habitual en el puerto para llevar a America a los emigrantes. Era frecuente cierto trasiego de estraperlo llevado por tripulantes de los barcos. El tabaco para liar: Gener, Partagás. Licores, transistores, algún equipo de música era bastante habitual en aquellos tiempos. Año: 1959. Foto: Martí
Draga Rotterdam en la construcción del muelle de Linares Rivas. Este muelle se construyó entre los años 1894 y 1909. Año: 1897. Fuente: A.R.G.
Construcción muelle de San Diego. Año: 1965
Almacenes que estaban donde se construiría el Teatro Colón, al fondo se puede ver el Muelle de Hierro. Año: 1909
Año: 1920
Año: 190…
Año: 190…
Año: 1915. Foto: Ferrer
Garás. Año:1920
Imagen de José Lamela de boniteros en los años 60
Un alto en el trabajo
Lonja de la Palloza. Foto: Martí
Flota pesquera. Foto: Martí
Foto de Lamela captando el caminar tranquilo por el puerto en los años 50
Monjas contemplando unos barcos de guerra. En los años sesenta eran frecuentes las visitas al puerto de diversas flotas. La animación y el trasiego alcohólico era abundante juntamente con las actuaciones de sus PM que controlaban al personal de forma adecuada. Año: 1960. Foto: Blanco.
Descanso de la ruleta del cilindro. Año: 1961. Foto: Alberto Martí
Juegos y sueños de aventura de los años 50. Foto: Lamela
¿Picarán?. Foto: Pillado.
Doña Emilia Pardo Bazán en 1907
Año 1916, emigrantes embarcando (Dársena) en las lanchas que les llevarían al barco fondeado en la bahía
Cabo de Hornos comprado por la naviera Ybarra en 1940 a una de Estados Unidos llevó a América a emigrantes desde Vigo y A Coruña hasta comienzo de los sesenta
Esperando para embarcar en el Cabo de Hornos. Año: 1963. Foto: Alberto Martí
Interesante foto de 1900 en al que podemos ver el fuerte de Malvecín y un molino del monte de Santa Margarita. El fuerte de Malvecín desaparece en 1905, estaba aproximadamente en la actual Rosaleda. Se unía por el frente de tierra (Juana de Vega) con el al baluarte del Caramanchón. De todo ello solo queda la Coraza del Orzán.
Anuncios