AHEDO DEL BUTRÓN: PUERTAS Y BALCONES

Ahedo del Butrón, Burgos. Desde la carretera CL.629 de Villarcayo a Burgos remontado el puerto de La Mazorra nos desviamos por BU-V-5143. Pasado Dobro a un kilómetro a la derecha encontraremos una estrecha carretera que nos llevará a Ahedo.
La carretera es serpenteante. Desciende protegida por roblizos encajonándose entre picachos que animan a lo que se avecina. Se llega a Ahedo viendo a la izquierda las eras redondas, enmarcadas en muritos de piedra perfectamente conservados. De aquí sale un camino para llegar a Tudanca en una pequeña caminata muy recomendable.
Las primeras veces que fui a Ahedo lo hice acompañando a mi tío en su venta ambulante con la “pachanga”. Fue una experiencia inolvidable. Llegar al pueblo, tocar la bocina y empezar a salir mujeres que iban arremolinándose alrededor de mi tío al mismo tiempo que éste sufría una transformación apareciendo una persona para mi desconocida. Qué labia, qué desparpajo, como convencía que las chaquetas, blusas, faldas… eran lo más bonito, barato y les quedaba “que ni pintado”. Era serio, no admitía regateos, el fiado sí. “A ver si hoy cobro algo de lo que me deben” me comentaba cuando nos acercábamos al pueblo.
De vuelta a casa me hacía prometer que todo lo visto era secreto, quedaba entre los dos.
Todos los años volvía alguna vez desde Dobro donde pasaba los veranos. Muchas veces andando, otras en burro por el camino del rincón. Nos deteníamos en el trayecto a recoger manzanillas, avellanas, endrinas… siempre disfruté de este pueblo bonito y acogedor.
Ahedo cogió más categoría cuando descubrí un relato de Miguel Delibes “El Calvario de Ahedo” en “Castilla habla”. En él aparecen personas conocidas y queridas como Rafa, Toribio, Almudena o Victoria la mujer de Luis, el molinero de Dobro.
Habla Delibes de los “pasos” que se celebraban en Viernes Santo, en que un vecino, Ciriaco, recorre las callejuelas del pueblo con la cruz a cuestas mientras recibe los latigazos de los vecinos en una representación de la Pasión.
Fui una vez y desde luego el espectáculo era interesante pero duro. En aquella ocasión había nevado, hacía un frío tremendo y vi al pobre Ciriaco arrastrar descalzo la pesada cruz recibiendo los latigazos que aunque iban a la cruz siempre se escapaba alguno. Al final del recorrido fuimos todos a casa de Ciriaco donde las mujeres habían preparado unas alubias para reponer las fuerzas. Todos, vecinos y agregados compartimos alubias y charla.
Vuelvo siempre que puedo a Ahedo, paseando por las tortuosas callejuelas me vienen estos recuerdos llenándome de alegría contemplar que las casas, puertas, balcones y el viejo pilón frente a la iglesia permanecen inalterables al paso del tiempo.

 

DSCN0629

DSCN0655 (2)

DSCN0661 (2)

DSCN0666 (2)

DSCN0667

DSCN0631.JPG

DSCN0632

DSCN0633 (2)

DSCN0660

DSCN0662

DSCN0663

DSCN0658

DSCN0654

DSCN0637

“El Calvario de Ahedo” de Miguel Delibes se publicó también en La Vanguardia y en ABC.

 

Anuncios

PREPARANDO LA PESCA CON JOSÉ LAMELA

PUERTO. AÑOS 60Lejos quedan los días en que en la Palloza, Muelle de Linares Rivas, Parrote… hombres y mujeres se afanaban en la tarea de remendar las redes con ayuda de aguja, navaja e hilo. Las inmensas redes del arrastre con sus gruesas mallas se extendían en grandes espacios donde hombres mayores las reparaban con asombrosa habilidad. Las pequeñas y finas como las del cerco, trasmallo, aquí había mujeres, en cualquier lugar habilitado o si el estropicio era menor en el propio barco.
Subo unas preciosas fotos, de José Lamela, que solo les falta el olor a salitre que nos transportan a esos tiempos.

a coruña. años 50
A Coruña. Años: 50
malpica. años 70
Malpica. Años: 70
praia de sada años 50
Playa de Sada. Años: 50

 

sada años 60
Sada. Años: 60

 

preparando aparellos costa da morte años 50
Costa da Morte. Años: 50
puerto años 50
Puerto de A Coruña. Años: 50
DARSENA. AÑOS 50
Dársena. Años: 50

 

 

 

 

ELEGANCIA A PRINCIPIOS DEL XX

bbbbbbbbbbbbbbbbb
Calle General Alesón, A Coruña. Al fondo a la izquierda se ve el antiguo Palacio de los marqueses de Camarasa, donde estuvo el primer instituto de la ciudad. Al tirarlo se construyó el colegio Montel Touzét, hoy Cidade Vella. Año: 1909.

Bellas imágenes nos traen estas fotografías de comienzos del siglo pasado que tienen como protagonista a la burguesía coruñesa. Paseos, viajes, bailes, espectáculos y celebraciones religiosas paseadas con prestancia y gallardía. Lucimiento en un marco también desaparecido, arrinconado, como la elegancia de sus gentes en el recuerdo de otra época. Recorrido por el paseo del Balneario de Riazor, el Leirón de Juan Flórez con sus edificios circundantes, la estación del Norte,  plaza de toros, el viejo Riazor. Imágenes para disfrutar y sonreír, tal vez, con un poco de envidia.

calle real (2)
Calle Real
Corporaciónmunicipal(191...)
Corporación Municipal. Año: 1910. Pedro Ferrer
1904 (2)
Los Cantones. Año: 1904
Balneario de Riazor (191...)
Balneario Riazor. Año: 190.. Foto: Ferrer
Paseo por Riazor (190...) (2)
Paseo de Riazor. Año: 190..Foto: Pedro Ferrer
13528794_1065485653528249_2287022418195779272_n (2)
Estación del Norte, A Coruña. Año: 1900. Fuente: Arquivo do Reino de Galicia
14925722_657720267734563_9150216915927067308_n (2)
Hacia Madrid a principios de siglo. Fuente: Arquivo do Reino
12795080_987975241288366_1984560661316278267_o
Estación del Norte. Año: 1907. Foto: Pedro Ferrer
RetratodegrupoásaídadeSanXurxo(190...) (2)
San Jorge. Año: 190..
ColocacióndaprimeirapedradasescolasparroquiaisdeSantlucía
Iglesia de Santa Lucía, colocación de la primera piedra de las Escuelas Parroquiales, mercado Da Guarda al fondo. Año: 1917. Foto: Ferrer
Cuestaciónparaaloitacontraatuberculose(1915-1920¿)
Cuestación contra la tuberculosis. Año: 1915-20. Foto: Blanco

Diversas celebraciones de doña Emilia con su elegancia y don de gentes

13558851_1068598559883625_7044362345775212677_o (2)

27858061_1685922784807670_4660590894529504820_n
Antiguo Leirón (Casino). Elegante festejo en su pista central. Se observa a la izquierda la casa Ortiz y a la derecha el chalet de los Molezunes
27858102_1685963628136919_5703452364651370311_n
Otra foto de Pedro Ferrer en el Casino, a la izquierda la fábrica de hilados “La Primera Coruñesa”
Baile no Sporting Club - Paris R. Guilleminot Boespflug et Cie. (190...)
Observando, comentando y esperando. Año: 190.. Foto: Ferrer
BailenoSportingClubenJuanFlórez(190...) arquivo do concello (2)
Año: 190.. ¿Hombre pidiendo favor? Fuente: Arquivo do Concello
1925
Plaza de toros en 1925. Foto: Villar Martelo
Festexos (1909) pedro ferer
Festejo de 1909. Foto: Ferrer
Siareiros no campo de Riazor (191...) pedro ferer
Viejo Riazor, en los terrenos de las esclavas.  Año: 190.. Foto: Ferrer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SUCESOS DE COMIENZOS DE LOS SESENTA

12993476_1082056798518342_2705210150654639824_n (2)
COMISARÍA EN LA PLAZA DE VIGO.FINALES DE LOS 50

La plaza de Vigo era el lugar de juegos en mi infancia a principios de los sesenta y allí enfrente estaba la comisaría de la foto antes de pasar a la Avenida del Puerto. La comisaría era la amenaza para que en nuestros juegos no nos desmandásemos mucho, parecida advertencia caía sobre la pandilla cuando nos emocionábamos en el cine Equitativa con el lanzamiento de cáscaras de pipas, pepitas cheirentas o con alborotos cuando rompía la cinta y el acomodador, Sr. Chousa, no daba controlada a la parroquia.
La fotografía de la vieja comisaría aviva los recuerdos de los sucesos de comienzos de los sesenta  en la ciudad. Me gustaba hojear la prensa. Los sucesos truculentos y las crónicas deportivas me llamaban la atención, que junto con las narraciones de la Historia Sagrada que leíamos en el colegio, fueron acercándome a la lectura. Aquellos hechos perduran en la memoria avivados por paseos por los lugares donde ocurrieron y en conversaciones sobre la infancia.

pepito mendoza la voz
PEPITO MENDOZA, SALUDANDO DESDE SU CASA. AÑO: 1957. FUENTE: LA VOZ DE GALICIA

El secuestro de Pepito Mendoza coronó mi interés y mi angustia por lo que me podría pasar. Aquel niño que desapareció una tarde cuando jugaba con sus hermanos en los Jardines de Méndez Núñez y fue devuelto en la iglesia de los jesuitas unos días después. La prensa, la radio, las conversaciones de los mayores daban vueltas a lo mismo. Oía que habían vaciado el estanque de los peces, que lo habían visto por Monte Alto. Todo eran conjeturas sobre lo que podría haber sucedido con el pobre niño. Hasta que lo devolvieron un poco rapado, pero sano. La gente se apiñaba en la acera del teatro Colón enfrente de la casa de Pepito. La mujer que lo secuestró lo hizo para justificar la existencia de un niño delante del hombre con el que se quería casar intentando convencerle que era de él. Hace unos años tuve conocimiento por la prensa de la muerte de Pepito Mendoza en Valencia, donde desarrolló su vida como reportero gráfico.

14068313_10209039636539984_3020890897001486340_n
A LA DERECHA RESIDENCIA DE LOS JESUITAS Y CHALET ARAUJO. CALLE FONSECA ESQUINA CON PAYO GÓMEZ.

¿Qué sucedió en la esquina de la calle Fonseca con Payo Gómez? Pues la muerte de un gitano que entró a robar en el viejo mercado de la Plaza de Lugo a finales de los cincuenta. Era de madrugada y un guardia municipal disparó por la espalda a un hombre que salía a la carrera y no obedeció la orden de detenerse. Creo recordar que lo robado era un mandil del puesto de una frutera, es el día de hoy que, a veces, al pasar por el lugar recuerdo el trágico suceso.

CANELIÑAS. LA VOZ
FACTORÍA BALLENERA CANELIÑAS, CEE. FUENTE: LA VOZ DE GALICIA

Había acontecimientos divertidos como aquel del invierno del 60 en que un ballenero perdió un cachalote, quedando varado en el Orzán. Los comentarios y visitas, acompañadas del olor nauseabundo, a la playa durante unos días fueron constantes. Allí nos acercamos la chavalería a contemplar como troceaban el inmenso animal y lo llevaban unos esforzados hombres a cuestas a unos camiones para trasladarlo a la factoría de Caneliñas para convertirlo en harina. Tengo un amigo que con la emoción de tanto trasiego se olvidó de volver a clase en el cercano colegio de los salesianos. Olvidar se olvidó de la clase, pero se acuerda todavía de las consecuencias.

plaza-toros-san-pablo-coruc3b1a
PLAZA DE TOROS. AÑO: 1960. FOTO: ALBERTO MARTÍ

Al espectáculo veraniego que concentraba a la afición, las noches de los sábados,  en la plaza de toros para disfrutar con la lucha libre, también llegó la tragedia. Era el verano del sesenta y se enfrentaba Celso Sotelo, ídolo local, contra un luchador valenciano de nombre Ferrando. Después de la pelea, en la pensión, Ferrando se sintió indispuesto, falleciendo aquella madrugada. Años después un querido profesor nos comentaba en clase que él estaba en la misma pensión y que Ferrando ya estaba algo mal por la tarde, que le animaban a que no pelease ese día, pero se empeñó en ir, pues era una revancha. Añadía el profesor que la lucha sería teatro, pero el cuerpo de Ferrando estaba molido.

21765760_1445481972237857_3040476780674328074_o
ANTIGUA PEBSA
años 50 fuente moncho gonzález cotelo
EL PARROTE. AÑOS 50. FUENTE: MONCHO GONZÁLEZ

Termino con la tragedia que unos años después sucedió en el puerto a la altura de la antigua Pebsa donde un marinero de Noia asesinó a un taxista para robarle 800 pesetas. Tiró el cuerpo al mar, apareciendo el cadáver a la altura del Parrote unos días después. “Doume a toulada” comentó en comisaría al preguntarle el porqué.

¡El poder que ha tenido la vieja foto de la comisaría de la plaza de Vigo! Hoy parecidos sucesos casi pasan desapercibidos. Los hechos violentos los asimilamos de distinta forma, son tantos y tanta información que no hacen poso, son sucesos de usar y tirar. Ninguna foto podrá avivar algo que no está en la memoria.

A LA PUERTA DEL HOTEL PALAS

12112175_10206951606662078_8935908690498800516_n

Encuentro esta entrañable foto en: “Fotos antiguas de A Coruña”. Está sin fecha y autor. Por lo que rodea a la foto calculo que es de comienzos de los sesenta. El lugar, la entrada al Hotel Palas en el Obelisco. El edificio se tiró en 1967, antes de la guerra se le conocía por Palace Hotel.
Los recuerdos se avivan con esta imagen. Es una completísima sucesión de detalles que me lleva a mi infancia. En primer lugar la lluvia que parecía que nos acompañaba todo el invierno, el toldo protector de paseantes incluido el guardia municipal con impermeable y casco blanco. Al frente, el tendido eléctrico de los trolebuses, en los jardines el singular Kiosco que con el tiempo se trasladó al lado del Teatro Rosalía y surgiendo sobre las entonces pequeñas palmeras una cúpula del viejo Atlántic Hotel, desaparecido en 1966, con su espectacular milano.
Acompaño la entrada con foto de la actualidad para comprobar lo desaparecido y lo añadido. En primer lugar está el edificio de Mango que sustituyó al antiguo hotel, los contenedores de basura con maceteros, el semáforo, creo recordar que el primer semáforo de la ciudad se puso aquí a comienzos de los sesenta, Copacabana, Kiosco de la Música, Cantones Village que reemplazó a la Estación Marítima y surgiendo como un espectro entre la niebla el Hotel Atlántico que sepultó al pobre milano.

DSCN0992 (2)