LA ESCARLATINA

Villa Bruselas, Linares Rivas. Años: 50. Foto: Martí.

Mis dos hermanas confinadas en su habitación a causa de la escarlatina, enfermedad de simpático nombre, pero contagiosa, les obligaba al aislamiento. Desde la puerta me despedía en mi salida a los jardines con una perversa sonrisa. “¡Pasadlo bien!”

En el encierro con ayuda de las muñecas: “Rosa María y Cayetana” iban pasando el tiempo. Debía ser mucho el aburrimiento cuando una de ellas amenazó con romper una pierna a su muñeca. “¡No te atreves!”, “¡Sí!”, “¡No!”. Pierna rota.

La de pierna descoyuntada fue “Rosa María” era muñeca de pelo castaño, fea como todas.

 Una vez repuestas de su enfermedad nos encaminamos a la clínica de muñecas en Linares Rivas.  Lugar siniestro, de  enigmático nombre “Villa Bruselas”. Se encargaban de solucionar los desperfectos de las muñecas. Atendía a la clientela una señora mayor, despeinada, con más que arrugas en su cara. El no haber leído aún las Brujas de Roald Dahl y la ausencia de guantes en sus manos hacía que no saliera corriendo de aquel lugar.

El anaquel con las muñecas, las cajas donde se amontonaban cabezas separadas de tronco, piernas y brazos independientes apilándose sobre el mostrador traían a la memoria la visita hecha a un santuario mariano con la exposición de los exvotos.

Las muñecas no me gustaban, me producían intranquilidad. Sobresalía la Cayetana, nombre en honor a la duquesa de Alba, con sus ojos abriéndose y cerrando, movimiento de pestañas, andares articulados al mover el tronco, uñas pintadas… no le faltaba nada.

Mi hermana mayor tenía la “Negrita”. Turbante rojo y blanco, simpática. Mi hermana iba a un colegio de monjas, tal vez por influencia de las misiones se empeño que quería una negrita de muñeca.

En aquellos años en Coruña no había ningún negro. El último había sido el “negro de las corbatas” vendedor ambulante por los Cantones y el conocido como “negro de la refinería” aún no había llegado a la ciudad. Lo más parecido era las huchas de las  misiones con raja en la cabeza. Así que cuando mi hermana paseaba con el cochecito y la negrita dentro era bastante novedad.

El mundo de la muñeca se tomaba en mi casa bastante en serio. El día de Reyes se celebraba por la tarde el bautizo para las recién llegadas. Mis indios y vaqueros no tenían categoría para la cristianización, tocándome hacer de cura me metían dentro de un vestido negro de mi abuela  con sombrero también negro para hacer la función de teja.

En cierta ocasión cuando estábamos en plena celebración del bautismo llamaron a la puerta. Era un auténtico cura, con sotana, teja y coronilla, que venía de visita. Nuestra madre con buen criterio mandó que guardásemos todo liberándome del vestido negro de la abuela. “¡No vaya ser que le parezca mal!”

Lo peor era cuando mis hermanas querían jugar a las visitas. Preparaban a las muñecas, ordenaban la cocinita… y a mí me volvían a travestir con vestido rojo de mi tía y un sombrerito con plumas que mi madre había llevado a una boda muy fina.

La verdad, aceptaba el vestidito, las plumas y el sombrerito pero lo insufrible era aguantar a mis hermanas en la representación hablando de que si los hijos comían, tenían fiebre o si el marido se iba de viaje. Siempre me prometían jugar después a lo mío: futbolín, fuerte, indios y vaqueros.

Al final de la tarde no pude más. Con el vestido rojo remangado,  el sombrerito ladeado y flores aplastadas grité: “¡yo quiero jugar con mis indios!” “¡Me voy!”

EL ÁGUILA DE OVIEDO

Pie de foto” imagen acompañada de pequeño texto sobre un recuerdo, proyecto; sugerencia o provocación
Águila de Oviedo. Escalando la iglesia de los jesuitas. . Año: 1960. Foto: Artús.

Delante de la fachada de la desaparecida iglesia de los Jesuitas acudí con mis hermanas y tía a  presenciar la escalada a lo alto de la torre de un intrépido hombre que tenía por afición, era pintor, la de escalar catedrales y edificios con cúpulas en lo alto.

Llegaba a Coruña con la fama de haber escalado las catedrales de Burgos, León y unos días antes, la de Santiago.

Lo recuerdo pequeñito, enjuto, todo fibra. Desde el suelo ayudándose al principio con una cuerda para auparse a la pared del templo fue con sus manos pegadas a los salientes e impulsándose con los pies en cualquier resquicio escalando metro a metro.

El público expectante, hasta el tranvía se detuvo asomándose  Juanito intentando distinguir detrás de los gruesos cristales de sus gafas la hazaña del asturiano.

Dice alguna leyenda que el padre Gil muy de mañana encomendó a la Virgen unas plegarias para la protección del cuerpo del esforzado “hombre mosca” y la conservación del templo. Me cabe la duda que  las plegarias tal vez  no fueron atendidas y el deterioro que sufrió años después la torre de la iglesia no fue debido a la utilización de arena de playa en su construcción sino por al desgaste del paso del escalatorres.

Aquel acontecimiento fue el detonante de todo lo que fui disfrutando con Spiderman, o la famosa película “El hombre mosca” protagonizada por Harold Lloyd en el que aparece colgado de las manecillas del  reloj sobre el tráfico de la calle, sin olvidar al mítico King Kong escalando Las Torres Gemelas o el Empire State según la versión.

King Kong termina abatido por los aviones en el asfalto mientras uno de los protagonistas dice “no han sido los aviones fue la bella la que mató a la bestia”.

El final de la escalada en Juana de Vega terminó de forma más prosaica, El Águila de Oviedo saludando desde lo alto de la torre y una mujer entre el público con una cesta pidiendo la colaboración por el espectáculo. ¡Qué prisa le entró a alguno!

Al día siguiente actuación en la Plaza de María Pita, tocaba escalar el Ayuntamiento. Allí estuve.

DEL MALVECÍN A LA ROSALEDA

Principios del 20

La Pescadería se queda pequeña y el Ayuntamiento en 1875 decide derribar las murallas que la protegían e iniciar la urbanización del Ensanche.

La muralla o el Frente de Tierra a eliminar transcurría por la actual Juana de Vega. Uno de los extremos en el Orzán, hoy la Coraza y el Fuerte del Malvecín en el puerto con la Puerta de Abajo que cerraba la ciudad.

El Malvecín construido a mediados del XVI y donde se instalaría la Batería de Salvas es el terreno que el Ayuntamiento quiere para continuar con los jardines e ir completando el Ensanche.

La Rosaleda se proyecta con un punto central ocupado por la estatua a Linares Rivas y ocho caminos que convergen en el centro.

La estatua a Aureliano Linares Rivas es de Agustín Querol representa la figura en bronce del político con una inscripción: “La Coruña a Linares Rivas”, encima una mujer con rama de laurel en una alegoría de la Historia. Protege la escultura un jardincillo bordeado de murete de piedra. Se inaugura el 1912.

Alrededor de la estatua fueron  floreciendo miles de rosas conformando un alegre espectáculo de colorido.

La Rosaleda  fue disfrute  de coruñeses y visitantes hasta que cayó en el abandono y vandalismo del botellón. Hace unas semanas después de una acertada intervención del Ayuntamiento se ha recuperado el bello lugar para disfrute de todos.

Fuerte del Malvecín
Fuerte de Malvecín. Desaparece en 1905 y en su lugar nace la Rosaleda. Año: 1900
Fuerte de Malvecín/ Batería de salvas
A la izquierda podemos ver el lugar de la actual Rosaleda. Año: 1910
Años: 50
Finales de los 50. Foto: Blanco

¡DALE LA MANO!

Pie de foto” imagen acompañada de pequeño texto sobre un recuerdo, proyecto; sugerencia o provocación

Estadio de Riazor, grada infantil. Años: principios de los 60. Fuente: Libro de Oro del Deportivo.

Da la mano con la que te has hecho el nudo de la corbata esta mañana ante la luna del armario ropero, con la que te has ajustado las solapas de la chaqueta antes de salir de casa para ir a tomar las tazas, con la que has cogido el palillo para pinchar el pulpo encebollado del Evangelista en la calle Alameda, con la que te has agarrado a los topes del tranvía cogiéndolo en marcha en la Plaza de Pontevedra, con la que abrazarás por la cintura y acariciarás a tu chica en el baile del Seijal después del partido…

Solo es un pequeño impulso ¡confía! y estarás dentro. Rápido, en el campo ya calientan: Loureda, Veloso, Montalvo…

Mañana las manos las utilizarás para apretar unas tuercas, mover cajas o papeles; para eso falta mucho. Hoy es domingo, uno no se sube a un árbol con traje y corbata para no completar la faena del salto final. Suelta las manos del desmochado árbol, coge la mano tendida del amigo o ¿prefieres ser abatido por el porrazo del gris que se acerca con barbuquejo bajado y porra en mano?

PASEANDO POR LOS MONUMENTOS Y ESTATUAS DEL RELLENO

Corre el año 1868 cuando comienzan las obras para la construcción de los jardines  que se  llamarían de Méndez  Núñez. La iniciativa depende de Narciso García de la Torre como podemos leer en la columna meteorológica situada enfrente de la antigua caseta de la biblioteca. “Débense estos paseos y jardines a la iniciativa del Sr. D. Narciso García de la Torre esclarecido hijo de esta localidad”.

Tres zonas bien diferenciadas marcan la composición de los jardines. El Paseo de Palmeras con la Terraza, el Kiosco o el Palco de la Música; el del Estanque con las especies vegetales más singulares, el Relój floral y Calendario y finalmente la Rosaleda el último en construirse en terrenos del antiguo Malvecín.

Entre edificios y quioscos, ente exóticos árboles, palmeras, magnolios, ginkgo, acebos… fueron poniéndose por iniciativas populares y desde diversas organizaciones monumentos y esculturas en recuerdo y agradecimiento a personas que marcaron con su trabajo una parte importante de la ciudad.

Dejo estas fotos para recordar e invitar a pasear.

A CURROS ENRIQUEZ (1851-1908). AÑO: 1928-1934

De Asorey (1889-1961)

Al poco tiempo de su muerte se crea una comisión formada por el Ayuntamiento, la Academia Galega y la Asociación de la Prensa, para llevar a cabo un monumento en enaltecimiento de la figura del poeta Curros Enríquez. No es hasta 1928 cuando Asorey comienza a trabajar con tan impresionante escultura, que en principio iba a ir al Monte de Santa Margarita.

Escultura en granito. Curros sobre un barco rodeado de figuras monstruosas simbolizando: la injusticia, la usura, el caciquismo y en los laterales hombres y mujeres con herramientas del trabajo del campo y mar. En lo más alto una mujer desnuda con brazos en alto como símbolo del despertar.

Desde niño me gustaba hacer equilibrios y saltos en el murete que bordea el estanque y escalar entre las figuras.

Años 30
Asorey firmando su obra
En la inauguración año 1934. Lugrís Freire, Alcalá Zamora y Suárez Ferrín
A EMILIA PARDO BAZÁN (1851-1921). AÑO: 1916

De Lorenzo Coullaut Valera (1851-1921).

Un grupo de amigos impulsa la idea y organiza la suscripción popular para llevar a cabo la obra. “Libro y pluma” marcan la escultura, síntesis de su vida. La lectura compulsiva y la escritura como marco de la defensa de la libertad y la lucha por la mujer.

El paso del tiempo y los actos vandálicos fue deteriorando la obra siendo sustituida por un réplica en bronce de Ferreiro Badía en 2007. La original, restaurada, permanece en los almacenes municipales esperando nueva ubicación.

Retirada por deterioro en 2007
Réplica en bronce de Ferreiro Badía
A CONCEPCIÓN ARENAL (1820-1893) AÑO: 1916

De Rafael González Villar (1887-1941) y Joaquín López Villar

Manuel Casás siendo presidente del Círculo de Artesanos impulsa la idea de conmemorar con un monumento a Concepción Arenal luchadora en favor de los más desfavorecidos. Se lleva a cabo por suscripción popular.

La escultura se compone de un águila con las alas extendidas y las garras sobre un libro y una serpiente. Hecha en hierro y rodeada de seis pináculos.

Aún sin la escultura, sobre 1914.
Colocación de la primera piedra
Años: 20. Fuente: A.R.G.
Inauguración con discurso del Alcalde Manuel Casás
A ALFREDO SUÁREZ FERRÍN (1881-1936). AÑO: 1986

De Ramón Conde

Último alcalde de la República fusilado en el Campo da Rata el 31 de agosto de 1936. Se inaugura a los cincuenta años de su trágica muerte. El alcalde Francisco Vázquez dijo aquel día “Rendemos homenaxe, en liberdade e democracia, a un home que deu a súa vida por estes conceptos; ó que foi o noso alcalde e, na sua persoa, a todos aqueles que foron vitimas de odio e a intolerancia”

Escultura en resina de poliéster imitando a bronce

ANO INTERNACIONAL DO NENO. ANO: 1979

De Mon Vasco (1951-1983).

La Asamblea General de la Naciones Unidas decide proclamar 1979 Año Internacional del Niño para potenciar y adoptar medidas concretas para un mejor cumplimiento de la Declaración de sus derechos de 1959.

El Ayuntamiento coruñés encarga a Mon Vasco una escultura que sea símbolo y recuerdo de ese año. Pintor y escultor. Fundó junto con Xabier Correa Corredoira y Pepe Galán el grupo la Galga. En el Paseo marítimo podemos disfrutar con su obra Aperta.

El árbol de la vida y la evolución de un niño desde la figura central del feto.

AL LIBRO. AÑO: 1976

De Manuel García “Buciños”

Familia disfrutando con la lectura en bronce y una sola pieza encima de un pedestal de granito.

La escultura a propuesta y costeada por la Federación de Libreros de A Coruña estuvo tiempo retirada por el deterioro causado en ella por los vándalos. Hoy afortunadamente está en buen estado.

A JUAN FERNÁNDEZ LATORRE (1849 -1912). AÑO: 1958

De José Escudero

Busto en bronce. Fundador de La Voz de Galicia de ideario progresista y republicano. Se inaugura siendo alcalde Molina Brandao

A JOHN LENNON (1940-80). AÑO: 2005

De Jose Luis Rivas

Estatua en bronce. A la inauguración vino la hermana de Lennon. Un conjunto de coros de la ciudad interpretó la canción Imagine.

A ENRIQUE HERVADA (1883-1953). AÑO: 1954

De José Escudero

Medico popular y querido se dedicó a hacer el bien entregado al servicio de los que le necesitaban. Fue presidente del Circo de Artesanos. Liberal y republicano.

Busto en bronce. Fue inaugurado por el alcalde Molina Brandao

A DANIEL CARBALLO (1824-89). AÑO: 1896

De Agustín Querol y Pedro Mariño el pedestal

Periodista y político. Escultura en bronce con base de granito de fuste liso, decorada con flores. Fue el primer monumento que se puso en los jardines.

VIGILANTES DESDE LA TERRAZA. AÑO: 1985

De Docha Rioboo

¿Quiénes son? ¡Ahí están! en lo alto del edificio de La Terraza, como cámaras ocultas que nos observan en nuestro tranquilo pasear, las esculturas de Docha Rioboo. Cuatro a la izquierda y cuatro a la derecha. Las de la izquierda enfocadas  al Paseo de las Palmeras: Wenceslao Fernández Flórez, Manuel Murguía, Pérez Lugín y Julio Camba. Las de la derecha al Paseo de Coches: Emilia Pardo Bazán, Antón Villar Ponte, Salvador de Madariaga y Juan Fernández Latorre.

A WENCESLAO FERNÁNDEZ FLÓREZ (1885-1964). AÑO: 1985

De José Castiñeiras

Escultura en granito con diversas visiones según el punto de visión.

A EDUARDO PONDAL (1835-1917). AÑO: 1925

De Fernando Cortés Bugía (1874-1948)

Busto en mármol. Sufragado por el Circo de Artesanos.

A VALLE-INCLÁN (1866-1936). AÑO: 1986

De Ramón Conde

Busto en granito. Inaugurado con motivo de los cincuenta años de su fallecimiento.

A CASTELAO (1886-1950) . AÑO: 1986

De Ferreiro Badía

Escultura en granito. Realizado en el centenario de su nacimiento. Inaugurado por el alcalde Francisco Vázquez.

Publicado en El Pais. “Medio centenar de personas interrumpió ayer con gritos y lanzamiento de huevos la inauguración oficial de un monumento que el Ayuntamiento coruñés, ha erigido a Alfonso Castelao en conmemoración del centenario de su nacimiento. Los manifestantes protestaban por el hecho de que la placa que identifica al busto del padre del galleguismo estuviera redactada en castellano”.

A MANUEL MURGUÍA (1833-1923). AÑO: 1933

De Fernando Cortés Bugía

Busto en bronce. Se inaugura en el centenario de su nacimiento siendo alcalde Manuel Iglesias Corral, promovido por la Real Academia Galega.

A LINARES RIVAS (1841- 1903). AÑO: 1912

De Agustín Querol

Durante el verano de 1912 se inaugura en los terrenos que había ocupado el fuerte de Malvecín y la Batería de Salvas el monumento a Aureliano Linares Rivas. Representa la figura en bronce del político con una inscripción: “La Coruña a Linares Rivas”, encima una mujer con rama de laurel en una alegoría de la Historia. Protege la escultura un jardincillo bordeado de murete de piedra.

Al fondo a la izquierda el Pabellón Oceanográfico
Inauguración 1913
OBRAS PERDIDAS
PESCADOR NAPOLITANO. AÑO: 1877

De Moratilla Parreto

Realizada en 1877, propiedad del Museo del Prado la deja en depósito al Ayuntamiento de A Coruña en 1915 que la pone en los Jardines de Méndez Núñez. Ahí estuvo hasta que el deterioro de los años fue dejando huella de su paso en la estructura haciendo aconsejable una restauración. Terminada en 2011, el Museo del Prado sugiere trasladarla a un lugar cubierto llevándola el Ayuntamiento a la Casa de los Peces, allí podemos seguir viéndola a salvo de las inclemencias varias.

Cerca de la escultura de “Pescador Napolitano” había otra del mismo artista conocida como ‘’Herma con sátiro y Baco”. También se sacó para ser restaurada, no he logrado saber cual es su ubicación actual.

Tal vez no sean esculturas pero permitidme la licencia de poner lo siguiente

COLUMNA METEOROLÓGICA. AÑO: 1896

De Pedro Mariño

Años:30. Fuente: A.R.G.
BIBLIOTECA INFANTIL. AÑO: 1927
AÑOS: 30
El Milano perdido, voló en 1967

Había dos, uno en cada cúpula del Atlantic Hotel, edificio tirado para construir el Hotel Atlántico actual.

Año: 1967. Foto: Blanco

Feliz paseo. La ciudad tiene muchos lugares para recordar y descubrir.

PUNTA ROBALEIRA EN CEDEIRA

Punta Robaleira (Cedeira). Primera ruta de la temporada, después del confinamiento, por tierras de Cedeira. Caminata muy sencilla de unos 7 kilómetros y dos horas de duración con paradas para hacer fotografías y disfrutar del paisaje.

Salimos de la playa de Cedeira dirigiéndonos con ayuda de los letreros hasta el Faro, aquí comenzamos el regreso dejando la playa de Vilarrube a la derecha terminando en una pista asfaltada en O Barral. Siguiéndola nos llevará hasta el lugar de salida. El final sin señalizar, mejor echar mano del GPS.

La caminata es entre eucaliptos, algún roble y abundantes helechos apareciendo entre la vegetación  el mar de la ría de Cedeira. El faro de la Robaleira obra de Celedonio Uribe es el punto medio del camino.

Es un buen momento para descansar contemplando en toda su belleza la ría. El regreso sigue siendo por un bosque llenos de eucaliptos entre el que va viéndose el entorno de Vilarrube.

Ya en Cedeira a luchar para encontrar un sitio para comer al ir sin reserva. Comimos en el mesón O Pirata unos chocos en salsa excelentes y cachopines con muy buena salsa de queso.

Me parece una marcha interesante para hacer ejercicio pensando en otras aventuras, los niños pueden ir sin dificultad.