¿DÓNDE ESTÁN LAS MUJERES?

“Pie de foto” imagen acompañada de pequeño texto sobre un recuerdo, proyecto; sugerencia o provocación
Teatro Linares Rivas (después cine Avenida), A Coruña. Año: 1934. Foto: Blanco.

Corría el año 1934 cuando Blanco capta esta imagen a la salida de un mitin en el desaparecido Teatro Linares Rivas. Difícil encontrar una mujer. Pocos años llevaban con el derecho al voto y según se ve todavía la política no estaba en sus intereses o posibilidades. La sociedad no lo había asimilado.

La ausencia de mujeres  en la foto me acerca a Riazor, finales de los cincuenta,  cuando mi padre me llevaba al futbol. Las gradas llenas de hombres con puro humeante, oloroso y sombrero. Detrás de la localidad que ocupábamos se sentaban dos mujeres fumando tabaco rubio, Chester sin filtro, gritando cuando la ocasión lo requería. Eran las únicas de toda la grada de preferencia. El primer día que las vi repartí la atención entre el partido y miradas de reojo a mis alegres vecinas, eran los tiempos de Otero, Polo, los hermanos Mendoza a los que adoraban. Creo recordar que nos salvaron de un descenso.

“¿Papá y si un día viene mamá al fútbol?”, “no creo que quiera, cuándo inauguraron el estadio fuimos juntos a ver el partido, pero no volvió más”. “Mamá es más de cine o zarzuela”

De cine van los carteles de la foto “Violetas Imperiales” (1932) de Raquel Meller. La película corresponde a la versión sonora interpretada por la cupletista  que años antes había cautivado al personal coruñés en el Pabellón Lino. “Cultura señores, cultura no j… que hay señoras” era como se dirigía el mítico Lino a la concurrencia cuando se ponía nerviosa oyendo  “La pulga”.

FUENTE DEL DESEO

Plaza de Azcárraga. Año: 1902. Foto: Pedro Ferrer

La plaza de Azcárraga, hasta 1896 plaza de la Harina, en uno de los lugares más tranquilos y bellos de la ciudad. En dos ocasiones al año: Feria Medieval y Fiestas del Rosario su paz se altera y recobra el trasiego y animación de épocas pasadas cuando se celebraban corridas de toros y ejecuciones públicas, mercado y aglomeración ante la fuente que fue encargada a los talleres Dumgem de Paris.

De allí vino esta bonita fuente a finales del XIX como alegoría al deseo, repartir agua y buena suerte, figura femenina con antorcha. En principio estuvo en un lateral de la plaza cercano a la calle Damas donde vivieron doña Dulce y doña Sancha hijas de Alfonso IX.

La fuente con sus cuatro caños se desplaza al lugar actual a principios del XX. El agua venía del manantial de San Amaro llegando los problemas de los turnos para su recogida, teniendo que repartirse los caños entre vecinos, criados, aguadoras, fuerzas de la guarnición y los presidiarios que acudían arrastrando los grilletes de las cercanas cárcel  Real y la de Herrerías.

Año: 1916. Fuente:”La Coruña de Ayer”
Desde la calle del Repeso

DETALLES EN LA CIUDAD IV

“Detalles en la ciudad” Paseando por la ciudad con la vista baja, o alta, a derecha, o izquierda van apareciendo como setas en otoño diversas imágenes que nos hacen un guiño, nos provocan con un “aquí estoy”. Dónde está? Más fotos en el enlace.
Calle Fernández Latorre (escalinata)
Detalle Fuente de Santa Catalina
Calle Real

SE BAJA Y SE SUBE EL TELÓN

Edificio del Avenida

Hoy por la mañana he visto emocionado como poco a poco ha ido bajando el telón del Avenida surgiendo entre la fina lluvia el olvidado edificio tapado por la publicidad.

Solo han sido unos minutos el tiempo que los operarios han tardado en subir el telón con la nueva publicidad para volver a sumir al edificio del viejo cine en la oscuridad. Suficientes para que con nostalgia recordara las películas, el ambigú, las taquillas, las carteleras a derecha  e izquierda con las películas en proyección y las próximas, la heladería y la librería del fondo a la izquierda donde mis padres me compraban mis primeros tebeos. Los eternos juegos dando vuelta por el vestíbulo y ya de adolescente la angustia de la espera ¿vendrá o me dará plantón?

Menos mal que permanece aunque sea en el olvido la obra de Rafael González Villar de 1941.

MIRADAS

“Pie de foto” imagen acompañada de pequeño texto sobre un recuerdo, proyecto; sugerencia o provocación
Puerto de A Coruña. Año: 1963. Foto: Alberto Martí

Ante un fondo de barriles un grupo de gente espera. Esperan con tristeza,  la mirada caída, baja. Solo los más pequeños se dan cuenta de la presencia del fotógrafo  y  miran con seriedad, asombro.

Un hombre con sombrero y gabardina mira un cuadernillo, ¿pasaporte?, a su lado otro más joven espera con las manos en los bolsillos. ¿A qué espera? Todos los demás aguardan la decisión, el gesto, la palabra. “Todo bien, pase” o “No puede ser”. Todo silencio.

Esperanza rota o camino a la esperanza, al deseo de una nueva vida. Todo pendiente del último papel.

Aunque la decisión sea afirmativa, queda en la mirada la tristeza de la partida.

A finales de los sesenta renovando el carnet de identidad en la comisaria de A Coruña un hombre humilde iba delante de mí con las fotos en una tira, el funcionario le dice “hay que cortarlas”, “no tengo tijeras”. “¡Con los dientes!, ¡otro!”.  No me atreví a mirarle, mi mirada quedó fija en el mostrador. Todo silencio.