RUBINE: “LA CALLE DEL CHOCOLATERO”

Bonita panorámica de 1930, Al fondo a la izquierda la Compañía de María y más al centro el terreno donde se construiría en estadio de Riazor. Fuente: La Esfera.

El Ayuntamiento decide en 1885 dedicar el nombre de la calle hasta entonces conocida por Riazor a Fernando Rubine y Firpo.

Don Fernando Rubine había nacido en 1812. Hombre emprendedor tiene que abandonar la idea de emigrar a América por cuestiones familiares. Sus ansias emprendedoras las realiza en su ciudad en multitud de empresas. Desde la Fábrica de cristales,  muebles, ferretería y una importante fábrica de chocolates de nombre “La Española” que estuvo considerada como de las mejores de España y Cuba. También fue presidente de la Diputación.

En mi infancia, Rubine era la calle de la alegría cuando me encaminaba a la playa, y de decepción en los regresos de los partidos del Dépor. A finales de los sesenta fue convirtiéndose en la calle de la diversión y el placer con sus cafeterías: Manhattan, Tiffanys, Belmar… y discotecas Diana, Don Q. Se la conocía popularmente por Rubine Street ganando fama de zona de trasiegos no confesables, aunque muchos trasiegos yo no vi.

Año: 1959. Fuente: Moncho González Cotelo

Pasaba por ella el tranvía 3 con su alegre campana cargado de viajeros subvencionados en los topes hasta comienzo de los sesenta. El cambio comenzaba.

La evolución de la calle en los años sesenta fue grande. La piqueta fue derribando desde colegios, periódicos, Casas de baños… todo lo que se puso a tiro fue transformándose en una evolución sin parada.

“La Salud” fue la casa de baños que más resistió al paso del tiempo, habiendo sido inaugurada en 1870. Recuerdo un kiosco a la entrada donde se vendían las entradas para las instalaciones.

El anuncio da información clara de lo que se ofrecía en aquellas instalaciones.

Corría el año 1908 cuando un suceso tiñó este establecimiento y la ciudad por la tragedia vivida.

El teniente Morales tenía relaciones con Teresa Juega poetisa y familiar de los dueños de la otra casa de baños de la zona “La Primitiva”. Una mañana leyendo la prensa se entera que su novia va a publicar un libro de poemas “Alma que llora”. Al teniente no le gustaban las aficiones literarias de Teresa cosa que le tenía prohibido. Encolerizado, sale de su casa y dirigiéndose a “La Primitiva” dispara varias veces a Teresa, se dirige a la playa e intenta suicidarse. Herido es llevado a la “La Salud” donde muere.

Teresa cura de las heridas, se casa poco después y continúa con sus aficiones literarias, teniendo una larga vida. Muere en 1979 con más de noventa años.

Unos años antes, 1963, “La Salud” desaparece y sobre el solar se eleva el edificio “Siso”, su constructor, que proyecta su gran sombra sobre la playa sepultando los baños simples y compuestos, sulfuros sódicos y cloruros sulfurosos, duchas variadas, baños de algas… triunfando los intereses particulares sobre lo público.

En Rubine 10 estuvo entre 1931 y 1959 El Ideal Gallego, fundado por el padre Toubes con instalaciones anteriores en el Cantón Grande.  Cuando cerró en Rubine mudó su sede a la cercana calle de Francisco Mariño.

Para darnos una idea de la tranquilidad de la calle me viene a la memoria una anécdota en la que era protagonista mi querido Don José Sardina, cofundador del Hogar de Santa Margarita. Allá por  los cuarenta cuando el padre Sardina iba por las mañanas desde su domicilio en la plaza de María Pita al Hogar, el tranvía que le llevaba aminoraba su marcha al pasar delante de la sede del periódico y un empleado le entregaba en mano las noticias fresquitas.

Comienzo de Rubine. Año: 1954. Fuente: Miguel Guti

Fue también calle con colegio, las terciarias tuvieron sus instalaciones hasta mediados de los setenta cuando como otros colegios fueron abandonando el centro en busca de instalaciones nuevas adaptadas a los nuevos tiempos mientras que en las viejas se elevaban al cielo altos edificios.

El colegio de las terciarias que estuvo entre la Casa de Baños y El Ideal Gallego había tenido su origen en el  “Asilo de Nuestra Señora de Nazaret” a finales del siglo XIX. Se  dedicaban a la atención de los niños de las cigarreras y las jóvenes del servicio doméstico. En 1930 cambia su orientación a la enseñanza con la que continúan en la actualidad.

Fuente: Charlie Crespo Go

Para ir terminando el recorrido de esta calle no me puedo olvidar del espléndido cine Riazor que inaugurado en 1965 con la película “El Mundo está loco, loco, loco” trajo a A Coruña una gran sala de 1500 butacas cómodas y una proyección y sonido perfecto con todos los adelantos del momento. Muchas fueron las tardes que disfruté en sus instalaciones hasta que en 1998 se cierra.

Poco a poco. Piquetazo va y viene la calle fue cambiando, adaptándose a intereses particulares, ganando altitud y sombras para una calle que hoy aparece como de paso pero sin referencias en la ciudad.

Vendedor de botijos en Rubine. Año: 1959. Foto: Blanco

Refresquemos un poco.

Anuncios