ALEGRÍA EN BLANCO Y NEGRO

“Pie de foto” imagen acompañada de pequeño texto sobre un recuerdo, proyecto; sugerencia o provocación

Pasacalles por los Cantones. Principios del siglo pasado. Foto: Blanco.

“¿Papá,  cuando tú eras pequeño existía el color?” ¡Claro que existía! aunque el contemplar las viejas fotografías de los abuelos en su escuela, de bodas y comuniones, de actuaciones teatrales, del hermano del abuelo  que hizo la mili en África,  hacía dudar a una de mis hijas. Después de repasar los álbumes familiares remataba con “dais un poco de pena, que tristes”

La vieja foto de Blanco de principios del siglo no da pena ni es triste. Tal vez nostálgica. Es un conjunto alegre en que forman parte una banda infantil que desfilan sobre los railes del recién estrenado tranvía en el Cantón Grande, habiéndose olvidado con la emoción de las órdenes recibidas en los ensayos: ¡cuerpo derecho! ¡mirada al frente! Al lado un hombre que podría ser el director parece haber claudicado. Los más emocionados son los gorrillas que se unen al  pasacalles entre envidiosos y provocadores.

El confinamiento me impide salir a la calle para hacer una foto con similar encuadre. No ha quedado nada. ¡Eso si que da pena! Aunque tenga color.

“SINFONÍA EN LA CALLE”DE EDUARDO RODRÍGUEZ-LOSADA REBELLÓN

Pasear por el entorno de calle Ferrol, plaza de Lugo, en parte plaza de Pontevedra es ir disfrutando de edificios que nos sorprenden por su singularidad y belleza. Modernismo y eclecticismo armónicamente unidos forman conjuntos que afortunadamente han permanecido en un buen estado.

Eduardo Rodríguez-Losada Rebellón (1886-1973) es el arquitecto responsable de una buena parte de esos edificios, también fue uno de los diseñadores de la Ciudad Jardín.

Hijo del fundador de las Escuelas Populares Gratuitas en la calle Herrerías, ha dejado como compositor, otra de sus pasiones, una importante producción de óperas y sinfonías.

Ahí quedan unas fotos como  muestra de su extraordinario trabajo en esta ciudad.

CALLE FERROL,12. AÑO: 1913

COLEGIO NOTARIAL EN Arzobispo lago 12. AÑO: 1927

CASA CORTÉS EN Plaza de Galicia, 2-3. AÑO: 1918

CALLE FRANCISCO MARIÑO. AÑO: 1926

COLEGIO DE LAS JOSEFINAS EN JUAN FLÓREZ 82. AÑO:1927. EDIFICIO PERDIDO

CINE MONELOS EN CABALLEROS. AÑO: 1932. EDIFICIO PERDIDO

EDIFICIO DE LA ESPUMA EN SAN ANDRÉS, 55-57. AÑO: 1934

SAN ANDRÉS 18. AÑO: 1947

EDIFICIO GADIS EN SAN ANDRÉS 158-160. AÑO: 1930

SAN ANDRÉS, 155. AÑO:

SAN ANDRÉS 38. AÑO: 1944

CAJA DE AHORROS EN SAN ANDRÉS. AÑO: 1932. EDIFICIO PERDIDO

THE ANGLO SOUTH AMERICAN BANK. hoy banco de Santander EN Cantón Pequeño, 15-17. AÑO: 1925

EDIFICIO AMEIXEIRAS EN PLAZA DE LUGO. AÑO: 1925

CASA ESCARIZ EN PLAZA DE PONTEVEDRA. AÑO: 1930

SAN NICOLÁS 2. AÑO: 1926

VILLA FELISA EN CIUDAD JARDÍN. AÑO: 1924

CHALET ESCUDERO O DE LOS CUBANOS EN JUAN FLÓREZ CON CALLE FERROL. año: 1915

HACE 100 AÑOS

Año: 1916?. Fuente: Real Academia Galega

La foto de 1916 ?, según mis datos, nos confirma que cien años son muchos años en la vida de una ciudad.

En aquellos años el ambiente de fiesta era habitual en los Cantones. Abundantes son las fotos de batallas de flores, charangas de carnaval, desfiles militares y procesiones que nos muestran como la poblacion salía a la calle para sumarse a la fiesta, al fervor patriótico o al recogimiento religioso.

Vemos un Castillo de San Antón aún isla. Sobre los cuarenta se construyó la estrecha pasarela que la uniría  a tierra, faltaban  unos años para la completa integración de la actualidad.

Ya en tierra destaca el Cinema Salón Coruña  construcción ,de Pedro Mariño, dedicada a teatro de variedades y cine que  en 1920 se traslada a Carballo convirtiéndose en el Ideal Café. El solar que queda, después de largas negociaciones, se da en concesion a la empresa “La Parisiana” siendo presidente de ella Santiago Casares Quiroga donde se construye el Atlantic Hotel.

Las pequeñas  palmeras recien plantadas se convertirían con el tiempo en el flamante Paseo de las Palmeras actual.

El palco de la música destaca en el centro de la foto y el de autoridades, montado para la ocasión, preside el acontecimiento junto al Obelisco, antes del estirón que se le dio en 1952 para intentar no desentonar con la altura que empezaban a tomar los cercanos edificios.

Completa la escena el tranvía a Monelos, el Palace Hotel, los almacenes portuarios antes de la construcción del Teatro Colón en 1945 y al fondo a la izquierda la casa Molina terminando su construcción.

Foto muy entrañable, con la particularidad que habiendo desaparecido prácticamente todo lo que muestra, reconocemos la zona perfectamente.

¡QUE BAILE LINO, QUE BAILE LINO!

Pabellón Lino. Año: 1918. Fuente: Coruña del ayer.

Lino Pérez (1862-1918) fue según las crónicas de la época un hombre “echado para adelante”. Promotor de variados espectáculos en los locales que regentaba: Teatro Principal, Teatro Pardo Bazán, el mítico Pabellón Lino. Ofrecía zarzuelas, teatro, cine y la copla donde consiguió más popularidad. Tuvo una librería en la calle Real 43 y fue editor de libros y postales de fotografías de su buen amigo Sellier.

El Pabellón Lino se levanta en 1905 entre el Kiosco Alfonso y el Salón Cinema Coruña (hotel Atlántico) pasando por diversas fases donde fue ampliando su aforo y mejorando seguridad e higiene al carecer el primero de servicios.

La gran Raquel Meller cantó La Violetera, El Relicario años antes de decir no a Charles Chaplin que le ofreció ser protagonista en Luces en la ciudad.

Con las actuaciones de La Chelito (amante de Alfonso XIII) y su particular interpretación de La Pulga llegaba el escándalo engrosando la caja.

Hay una pulga maligna

Que a mí me está molestando

Porque me pica y se esconde

Y no la puedo echar mano

Desataba pasiones enfervorizadas o severas críticas por contravenir la moral y buenas costumbres.  Aplacando el escándalo estaba Lino que se subía al escenario pidiendo cultura, ya que en la sala había señoras.

La contestación de los más exaltados era invitar a bailar al empresario ¡Que baile Lino, que baile Lino!

Y el Lino desencajado contestaba ¡Qué baile la p…de tu madre!

El entrañable Pabellón de estilo modernista construido en madera y escayola en sus adornos es pasto de las llamas en 1919 cuando Lino  ya había muerto un año antes quedando local y anécdotas como un mito en la historia coruñesa y ya sabemos lo que pasa con los mitos que viven y viven a través del tiempo.

La Chelito
La Chelito. Bohemia, 10 de febrero 1957
Raquel Meller
Raquel Meller

¿DÓNDE ESTÁN LAS MUJERES?

“Pie de foto” imagen acompañada de pequeño texto sobre un recuerdo, proyecto; sugerencia o provocación
Teatro Linares Rivas (después cine Avenida), A Coruña. Año: 1934. Foto: Blanco.

Corría el año 1934 cuando Blanco capta esta imagen a la salida de un mitin en el desaparecido Teatro Linares Rivas. Difícil encontrar una mujer. Pocos años llevaban con el derecho al voto y según se ve todavía la política no estaba en sus intereses o posibilidades. La sociedad no lo había asimilado.

La ausencia de mujeres  en la foto me acerca a Riazor, finales de los cincuenta,  cuando mi padre me llevaba al futbol. Las gradas llenas de hombres con puro humeante, oloroso y sombrero. Detrás de la localidad que ocupábamos se sentaban dos mujeres fumando tabaco rubio, Chester sin filtro, gritando cuando la ocasión lo requería. Eran las únicas de toda la grada de preferencia. El primer día que las vi repartí la atención entre el partido y miradas de reojo a mis alegres vecinas, eran los tiempos de Otero, Polo, los hermanos Mendoza a los que adoraban. Creo recordar que nos salvaron de un descenso.

“¿Papá y si un día viene mamá al fútbol?”, “no creo que quiera, cuándo inauguraron el estadio fuimos juntos a ver el partido, pero no volvió más”. “Mamá es más de cine o zarzuela”

De cine van los carteles de la foto “Violetas Imperiales” (1932) de Raquel Meller. La película corresponde a la versión sonora interpretada por la cupletista  que años antes había cautivado al personal coruñés en el Pabellón Lino. “Cultura señores, cultura no j… que hay señoras” era como se dirigía el mítico Lino a la concurrencia cuando se ponía nerviosa oyendo  “La pulga”.