SIN PALABRAS 21

Dos fotografías: Ayer y hoy. El cambio de una ciudad. Para conocer, recordar y… opinar.

17200999_1233550453431011_1396798504181096586_n (2)
CASA DE BAÑOS “LA SALUD”, ENFRENTE DE LA PLAYA DE RIAZOR, A CORUÑA. AÑOS 20.

 

DSCN0995
EN LA ACTALIDAD. CONOCIDO POR EDIFICIO SISO

 

 

 

Anuncios

VILLAESCUSA DEL BUTRÓN: EL PASO DEL TIEMPO

 

DSCN0833 (2)
TORRE DE LA IGLESIA

VILLAESCUSA DEL BUTRÓN  (BURGOS). Durante estas vacaciones en Dobro (Burgos) he hecho, una vez más, una pequeña caminata de unos cinco kilómetros a Villaescusa en los límites del Parque Natural del Alto Ebro. Salgo desde el camino que parte de la carretera de Porquera hacia el sur. Desde el comienzo se ve, entre una neblina, el campanario de la iglesia de Villaescusa en lo alto de una loma.
Caminar tranquilo, alternándose el paisaje entre páramos, pequeños valles y frondosos bosques de robles, hayas y acebos. Evoluciones, en un cielo azulísimo sin nubes, de rapaces que quedan de vez en cuando estáticas para preparar la mortal caída sobre su presa, buitres que planean buscando sustento también hacen su aparición.
El camino después de una cuesta pronunciada acaba en amplia explanada con taberna al fondo. Todo es silencio. Apoyado en una columna de madera a la entrada de la taberna un joven y a su lado sentada con las piernas en una banqueta una mujer. Los conozco de otras ocasiones, madre e hijo que llevan el bar del pueblo. Ofrecen bebidas y unos huevos con torreznos excelentes.
La primera intención es refrescarme con una cerveza antes de visitar el pueblo. Me sirven una ¡Estrella! Echo en falta a Esteban, simpático y cantarín hombre que solía estar en otras visitas. Comentan que la cabeza le está gastando malas pasadas, se está yendo a las sombras del olvido en una residencia. Qué pena, hace dos años disfruté de su alegría y simpatía. Pago, disculpándome, con un billete de cincuenta. El hijo dice que no hay problema, se dirige a la madre que sigue sentada en su silla, rebuscando en el refajo va sacando billetes hasta completar la vuelta.
El pueblo sigue vacio. Los veraneantes han acudido a la semana grande de Bilbao y no volverán hasta pasadas las fiestas. No veré a nadie durante mi estancia en él.
Villaescusa llegó a tener más de trescientos habitantes en 1900, en los años setenta quedó vacío a causa de la emigración al País Vasco. Poco a poco se ha iniciado una pequeña recuperación, la rehabilitación de alguna casa lo demuestra llegando a los doce vecinos, en verano más.
Paseo entre las callejuelas destacando varias casas con portadas en arco de medio punto que deja el recuerdo de su hidalguía. Era pueblo de arrieros que transportaban sus mercancías por el camino del pescado entre Bilbao y Burgos.
En lo más alto del pueblo se encuentra la iglesia de San Torcuato, de origen románico del siglo Xll que fue evolucionando con reformas y añadidos a lo largo de su historia. En estado ruinoso, no puedo acceder a su interior al estar cerrada con unas tablas y candado.
E inicio la bajada a la explanada en busca del camino de regreso, recordando que mi abuelo estuvo de maestro en este lugar hace casi cien años. Me despido de lejos de los taberneros que siguen en la misma posición. A no más de cincuenta metros del pueblo distingo entre los rastrojos de una finca una orejas puntiagudas y una cabecita con unos ojos que me observan con completa tranquilidad, un zorro que ha salido en busca de la cena.

 

 

DSCN0828 (2)

 

DSCN2106

DSCN2105

 

DSCN2108

 

 

 

DSCN0834 (2)

 

DSCN0832 (3)

 

 

 

DSCN0831 (2)
AL FONDO DOBRO. FOTOS: A.R.

 

CALLE MÉDICO RODRÍGUEZ: DEL VIEJO CUARTEL A LA PLAZA DE TOROS

AÑOS 30
CUARTEL GUARDIA CIVIL EN ESQUINA JUAN FLÓREZ CON MÉDICO RODRÍGUEZ. AÑOS 30

Al médico Rodríguez, el Ayuntamiento le dedica la calle que une  Juan Flórez con la avenida de Finisterre  en el año 22, un año después de su muerte, en reconocimiento a la entrega a su profesión, muchas veces de forma desinteresada.

Había nacido a mediados del siglo XIX en el barrio de Monelos y estudiado el bachillerato en el primer instituto de la ciudad, que estaba en la calle de Herrerías y al que acudía en burro según cuentan las crónicas.

La dedicación a los enfermos la completaba con su actividad política llegando a ser teniente alcalde de la ciudad, presidente del Círculo de Artesanos y redactor-jefe de La Voz. Fundó el sanatorio Higía en la calle de San Andrés donde estuvo El Arca de Noé. Pero sobre todo fue un entregado a la medicina, siempre estaba dispuesto a acudir cuando se le solicitaba sin entender de día, hora o condición de los enfermos. En A Coruña era una persona muy querida.

Suegro de Joaquín Martín Martínez, secretario del Ayuntamiento, fusilado en el Campo da Rata en el 36. La viuda se exilia a Sudamérica con sus hijos, uno de ellos  Cheché Martín jugador y entrenador del Deportivo.

Muere el médico Rodríguez en 1921 en su casa de Linares Rivas de la que queda un abandonado solar después de haber estado la “Villa de Bruselas” y el restaurante “O Secreto”. Muy cerca, en la Plaza de Ourense, el Ayuntamiento le dedica un busto en 1933.

DSCN0474 (2)

La calle Médico Rodríguez era para mí, a comienzo de los sesenta, el camino a la diversión. Al final estaba la Plaza de Toros, con su descascarillada fachada y la propaganda de Anís de la Asturiana y sidra El Gaitero. A los toros solo fui una vez, no me atraía el espectáculo,  aunque me gustaba leer y escuchar las crónicas taurinas en prensa y radio. Me llamaba la atención el vocabulario y las expresiones que empleaban: ojo de perdiz, bragao, lleno hasta la bandera, pinchar en hueso, entrar al trapo, salir por la puerta grande… A lo que iba con cierta frecuencia, era  a disfrutar con Tupac Amaru, Sotelo y compañía, en aquellas recordadas veladas de lucha libre. También el boxeo con Moncho Casal y los gritos de ¡Marilyn!, ¡Marilyn!. Moncho Casal disputó un campeonato de España contra Manolo Calvo y perdió por una mala decisión arbitral, la que se armó en la plaza de toros fue espectacular, allí llovió de todo.

Pero como había que ilustrarse, decía mi padre, también disfrutaba con los “Festivales de España” y sus zarzuelas y teatro. Divertidas y alegres noches de verano.

La Plaza de Toros, obra del arquitecto Juan de Ciórraga se construye en 1884 y se tira en 1967 experimentando la zona una gran transformación. Las calles Costa Rica, Donantes de Sangre, Plaza de San Pablo sepultan el viejo coso naciendo de sus ruinas una zona densamente poblada, quedando en el recuerdo las noches de verano pasadas en sus tendidos. A Coruña queda huérfana de recintos para espectáculos, no se había construido el Palacio de los Deportes. Se emplean durante unos años unas semiesferas cubiertas que se usan en sustitución y se ponen primeramente en la Plaza de María Pita y después detrás de la torre de Maratón. La sabiduría popular las bautiza como “Tetas de María Pita” y “Cojones de Maratón” Según en qué lugar estuvieran instaladas.

17311379_731840203655902_803194039235259425_o (2)

En la esquina de Juan Flórez con Médico Rodríguez recuerdo allá a principios de los sesenta,  un caserón de tapiadas ventanas que había sido cuartel de la Guardia Civil. En 1967 se construye El Pote en el solar del viejo cuartel. Obra del arquitecto Fernández Albalat será la sensación de la modernidad coruñesa y el primer edificio con escaleras mecánicas. Cierra a comienzos del 2000 y se transforma en el Hotel Heperia.

15134595_10209930238444475_3046096185752786763_n
DERRIVO VIEJO CUARTEL. AÑO: 1966

A continuación estaba el garaje Madrid con sus características puertas en arco y barrotes de madera y en el primer piso un ambulatorio de la época llamado “18 de Julio”. Similares puertas en arco las tuvieron la Estación de Servicio de Cuatro Caminos y el garaje Alonso en Juan Flórez, todos desaparecidos.

1965. ALBERTO MARTÍ (2)
GARAJE MADRID A LA IZQUIERDA. AÑO: 1965. FOTO: ALBERTO MARTÍ

En la acera de la derecha haciendo esquina con Juan Flórez, había una tasca de mesas de madera blancas de la lejía y serrín en el suelo, conocida por “El Manco” que servía unas buenas tazas del ribeiro de la época. Guardo una anécdota de un día que acudí con un buen amigo a tomar unas tazas. La taberna estaba vacía, mi amigo, era sobre el 67, lucía  melenas. Servidas las tazas empezó a entonar una canción de los Beatles. El tabernero con mirada de desprecio y malas maneras nos advirtió que allí no se cantaba. En silencio consumimos las tazas, nos fuimos desando al pobre hombre un día de cartujo. ¡Tiempos!

Hoy aquella tranquila calle que llevaba hacia la ilusión se ha convertido en una de denso tráfico y abundante estacionamiento en doble fila. Aunque tengo que confesar que en alguna noche de verano que he caminado por ella cuando el tráfico ha ido disminuyendo y el silencio lo empieza a llenar todo, he creído oír unos gritos que decían: ¡Tongo!, ¡Tongo!, ¡Marilyn!, ¡Marilyn!, ¡Muérdele un huevo!

   EN LA ACTUALIDAD

DSCN0496 (3)
HOTEL HESPERIA. ANTES ALMACENES EL POTE Y CUARTEL GUARDIA CIVIL
DSCN0495 (2)
LUGAR QUE OCUPÓ LA PLAZA DE TOROS
DSCN0478
CALLE LINARES RIVAS: AQUÍ ESTUVO LA CASA DEL MÉDICO RODRÍGUEZ

POPULAR ELECTRA CORUÑESA

 

14485035_643554739151116_3046112529078378810_n (2)
POPULAR ELECTRA CORUÑESA. CALLE FERNANDO MACÍAS, A CORUÑA. COMIENZO DE LOS TREINTA. FUENTE: ARQUIVO DO REINO DE GALICIA.

16143055_1400543913313325_7286163798773370786_n (2)

Borrosos recuerdos tengo de un edificio que a finales de los cincuenta estaba en la calle de Fernando Macías. Grandes ventanales e impresionantes turbinas se podían ver desde la calle. Era lo que se conocía como la “Fábrica de la Luz”. Esto a la izquierda según se iba de la avenida de Finisterre hacia la calle de Calvo Sotelo, a la derecha un muro que guardaba instalaciones de Fenosa. Donde se construyó con el tiempo la sede de la empresa y más tarde el polémico edificio amenazado de derribo.

La fotografía es de comienzo de los años treinta cuando la empresa se llamaba “Popular Electra Coruñesa” que junto con “Fábrica del Gas y Electricidad” y “Sociedad Gallega de Electricidad” se encargaban del suministro de la energía eléctrica.

La revista “Galicia Industrial y Comercial” en su número de septiembre de 1935 informa de la Asamblea de la empresa, realizada en el teatro Rosalía de Castro, donde deciden ofrecer tarifas más bajas y mejorar el servicio. Las nuevas tarifas suponían un importante ahorro para el ayuntamiento. En la asamblea está Suárez Ferrín, alcalde de la ciudad.

Popular Electra Coruñesa pertenecía al empresario Pepe Miñones, oriundo de Corcubión. Fundada en 1932, tenía una central térmica en la carretera del Pasaje, lignitos en Puentes y el salto del Güimiel.

José Miñones  fue diputado por Unión Republicana, católico y masón. Denunciado por vecinos es condenado a muerte y fusilado en el Campo da Rata en diciembre de 1936. Sus bienes fueron incautados y en 1943 su antigua empresa se funde con la del Gas y Electricidad de Pedro Barrie creándose Fenosa.

 

DSCN0194
ESTADO ACTUAL. FOTO TOMADA DESDE MÉDICO RODRÍGUEZ