FRÍAS, LA CIUDAD MÁS PEQUEÑA DE ESPAÑA, PARA DISFRUTAR

DSCN0082

Frías, Burgos. Una vez más me acerco a Frías saludando al puente sobre el Ebro, medieval de nueve arcos con torre en el medio donde se pagaba peaje en otros tiempos. Elevamos la vista y disfrutamos de la muralla defensiva. Ya en la ciudad nos volvemos a sorprender con la torre del castillo de los Velasco, sus largas calles, pequeñas plazas y las casas colgantes pegadas a las rocas como lapas de cuento de hadas. Todo un conjunto de adaptación al medio y a la necesidad de protección.

DSCN0107

 

DSCN0106

 

DSCN0066

DSCN0070

DSCN0092

DSCN0075

DSCN0098

DSCN0074

 

DSCN0103

DSCN0101 (2)

 

Anuncios

MONUMENTO A AURELIANO LINARES RIVAS EN LA ROSALEDA

linares rivs (2)
Monumento Aureliano Linares Rivas. A la izquierda el “Pabellón Oceanográfico”. La Rosaleda. A Coruña. Foto: Ferrer

Durante el verano de 1912 se inaugura en los terrenos que había ocupado el fuerte de Malvecín y la Batería de Salvas el monumento a Aureliano Linares Rivas. Muy agradecida debía estar la ciudad de A Coruña a este hombre que fue diputado con la 1ª República, ministro de Gracia y Justicia con Alfonso XII y de Fomento en la regencia de María Cristina, que teniendo ya un monumento levantado en su honor: el Obelisco, construye por suscripción popular esta estatua en el lugar que se transformaría en La Rosaleda.
La obra es del escultor Agustín Querol, también realizó la de Daniel Carballo en el cercano Paseo de Palmeras. Representa la figura en bronce del político con una inscripción: “La Coruña a Linares Rivas”, encima una mujer con rama de laurel en una alegoría de la Historia. Protege la escultura un jardincillo bordeado de murete de piedra que fue mi atracción en los primeros pasos. Cuánto subí y bajé por él, a los pies de tan importante coruñés de adopción.
Casi enfrente está la calle Linares Rivas, antes Garás, dedicada a Maximiliano Asúnsolo Linares Rivas, sobrino nieto de don Aureliano, que fue alcalde responsable del tranvía a Sada dejando la alcaldía en 1931 al llegar la República. Termino el recorrido por tan importante familia con el teatro Linares Rivas, iba a llamarse Doré, en el Cantón Grande construido en 1920 recibiendo el nombre en honor del autor teatral, hijo de Aureliano, Manuel Linares Rivas. Teatro que se tiraría en 1937 para construir el Avenida.

 

manuel linares rivas hijo en la inauguracion
Inauguración por su hijo: Manuel Linares Rivas

 

1900. fuerte malvacin. molinos al fondo.
Al fondo el fuerte del Malvecín. Año:1900
1915
Al fondo a la izquierda la actual Rosaleda. Año: Primera década siglo pasado.

 

DSCN1142
Estado actual

 

PASEO DE PALMERAS DEL RELLENO

 

monumento-a-curros-sin-el-embajador
ESCULTURA DE CURROS ENRIQUEZ SIN EL EDIFICIO DEL EMBAJADOR/DIPUTACIÓN

Flanqueado entre la escultura de Asorey a Curros Enríquez y la estatua de Daniel Carballo obra de Mariño,  está el Paseo de las Palmeras de los Jardines del Relleno que a lo largo de los años ha ido acogiendo diversidad de actividades. Recordar su evolución es pasear por una parte lúdica de la historia de la ciudad.

El caballito Lindo es el recuerdo más lejano que tengo, finales de los cincuenta, con su fotógrafo de trípode y manguito maravilloso; qué niño de aquella época no tiene perdida entre cajones o pegada en álbumes amarillentos una fotografía montado en él con sonrisa feliz y desafiante.

A los pies de Daniel Carballo un pequeño kiosco daba la posibilidad de hacerse una fotografía para el carnet de identidad. En un lateral de La Terraza sobre la plataforma que cierra el edificio estaba Foto Paco que ofrecía los mismos servicios.

Hacían compañía a los fotógrafos los barquilleros del cilindro y ruleta de la suerte: cuatro, seis, ocho. “¡Cuántos me han tocado!” y en sana competencia los barquilleros del palomar que al módico precio de dos realitos ofrecían los de canela y limón.

Con el tiempo se instalaron los coches de choque de Camarero. Muchas horas de pandilleo empleadas, no todo confesable. A veces las evoluciones con los coches eléctricos eran animadas por los toques de los chicos de la OJE que desfilaban a ritmo de tambor con sus pantaloncitos cortos entonando “Montañas nevadas”. En el edificio de La Terraza tenían su sede.

Los domingos se concentraba la animación. Los conciertos de La Banda Municipal en el Palco de la Música, no era el actual, y los partidos de baloncesto y balonmano reunían mucha gente al mediodía. En los descansos se podía uno acercar a la taquilla que estaba entre el Kiosco y el hotel Atlántico  a comprar la entrada para el partido del Deportivo.

12963763_10209215994940066_3671763073630166108_n

ipad-418
SACANDO ENTRADA PARA EL PARTIDO CON EL REAL MADRID. AÑO 1956. FOTO: PACO.

Las puertas del Kiosco Alfonso, cine, se abrían en el verano y el local se transformaba en cafetería con amplia terraza y actuaciones musicales. También con buen tiempo se ponían las mesas y sombrillas del antiguo Copacabana.

12523208_972863059466251_3911286886049876648_n
ESCUCHANDO UNA ACTUACIÓN DELANTE DEL KIOSCO. FOTO: BLANCO

El Paseo de las Palmeras he comentado que está flanqueado por las estatuas de Curros y Daniel Carballo, en verano esto cambiaba y dicho paseo quedaba entre el Palacio de los Espejos  y Autos Camarero y en medio toda la animación del ferial.

1391915_1389049101332244_1917520767_n
FOTO: ALBERTO MARTÍ. AÑO: 1966

 

16143301_10212358365819750_5837007589086457920_n

Desde la Tómbola de Caridad con sus opciones a sorteos de bicicletas, que permanecían todo el verano desafiantes en la plataforma superior ante la mirada envidiosa de la chavalería, íbamos a la búsqueda de las postalillas para completar el álbum que también te hacia acreedor a participar en el sorteo de una bicicleta. Deambulábamos entre los compradores de sobrecillos de la suerte con la mil veces repetida pregunta “¿si no le toca me la da?”. Comentan que alguno decía “¿y si no me la da me la toca?” creo que es una leyenda urbana coruñesa, que después de tantas veces repetida pensamos que la dijimos alguna vez.

40409092

 

 

El Palacio de los Espejos era un espectáculo siempre. Si había dinero entraba toda la pandilla a ver quien salía antes sin tropezar con la mampara cristal y si no había, desde fuera contemplábamos como los de dentro se daban algún porrazo o su imposibilidad de salir del laberinto.

¡Arriba la bolita, ha empezado la carrera! El altavoz retumbaba en el Gran Derby, y sobre el panel se veía la evolución de la desafiante carrera con premio de unos tofes de la Viuda de Solano al ganador.

Y mucho más: los tiros al blanco, las pelotas y los agujeros, las manzanas caramelizadas, los algodones dulces, los churreros…

¡Cuánto disfrutamos, y que bellos recuerdos!

 

daniel-carballo-anos-diez-siglo-xx
ESTATUA DE DANIEL CARBALLO. PRINCIPIOS DEL SIGLO XX