SIN PALABRAS 9

El humor gráfico de mediados del pasado siglo solía añadir a pie del dibujo un escueto: “Sin palabras”, cuando no tenía texto. Retomo esa expresión que en principio es algo así como: “Todo está dicho”, para titular esta entrada en el blog. Dos fotos, una antigua y otra actual, sin comentario, con información del lugar, año y autor; dejando a los blogueros los posibles comentarios.

TONECHO. AÑOS 60
ANDEN RIAZOR, A CORUÑA. AÑOS 60. FOTO: TONECHO

 

DSCN0607 (3)
EN LA ACTUALIDAD. FOTO: A.R.

 

 

 

 

 

¿QUÉ ES ESO DEL PASTOR?

 

1918
EN LA ESQUINA DE LA IZQUIERDA SE CONSTRUYÓ EL PASTOR. 1918

Estoy seguro que dentro de unos años algún nieto paseando por la ciudad con su abuelo le hará la pregunta con que inicio la entrada al blog.
Y el abuelo empezará a contar, señalando el edificio del Cantón Pequeño, que allí estuvo un gran banco, que fue el motor de la economía gallega, que tuvo empresas de electricidad, pesqueras, hoteleras, mineras… y todo desapareció, se fue acabando y cambiando a otras manos.
Y seguirá relatando, como hizo su padre con él, que el viejo edificio se construyó en los años veinte, que fue durante unos años el más alto de España, que se construyó tirando unas modestas y pequeñas casas, que cuando se edificó había gente que no quería, pero que el edificio fue elevándose contra las ordenanzas municipales que no permitían edificios tan altos. Le dirá que al terminarse empezó a gustar más a la gente y que los pescadores y los emigrantes que regresaban cuando todavía estaban lejos, ya se ponían contentos pues empezaban a divisar la silueta del Banco, que les saludaba.
Le hablará de uno de sus arquitectos: Antonio Tenreiro y le prometerá que otro día le llevará para que vea otros edificios construidos por él: Casa Barrié, mercado de San Agustín, edificio Atalaya… no olvidará relatar que los cimientos son de pino y que el estilo procede de la Escuela de Chicago. Seguirá hablando y hablando, de un viejo cine llamado Savoy, de una Estación de Servicio en Cuatro Caminos, de un ruinoso y bello edificio conocido por El Grajal y dirá también fueron obra de ese arquitecto, pero ya no están, los han tirado unos detrás de otros.
Mientras habla, el abuelo se da cuenta que está sembrando la pequeña leyenda de un lugar. Que va naciendo el mito de un nombre y contra esa leyenda, contra ese mito el paso del tiempo no podrá y no habrá piquetas capaces de destruir los recuerdos.

 

13147355_1726524840923813_1052560728055771650_o (2)
PREPARANDO PARA LA CONSTRUCCIÓN. A LA IZQUIERDA SE PUEDE VER UN EDIFICIO HOY DESAPARECIDO

 

pedro ferrer 1922r (2)
PEDRO FERRER. 1922

16997885_1297618066981672_4896993273038554339_n - copia (3)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CALLE MÉDICO RODRÍGUEZ: DEL VIEJO CUARTEL A LA PLAZA DE TOROS

AÑOS 30
CUARTEL GUARDIA CIVIL EN ESQUINA JUAN FLÓREZ CON MÉDICO RODRÍGUEZ. AÑOS 30

Al médico Rodríguez, el Ayuntamiento le dedica la calle que une  Juan Flórez con la avenida de Finisterre  en el año 22, un año después de su muerte, en reconocimiento a la entrega a su profesión, muchas veces de forma desinteresada.

Había nacido a mediados del siglo XIX en el barrio de Monelos y estudiado el bachillerato en el primer instituto de la ciudad, que estaba en la calle de Herrerías y al que acudía en burro según cuentan las crónicas.

La dedicación a los enfermos la completaba con su actividad política llegando a ser teniente alcalde de la ciudad, presidente del Círculo de Artesanos y redactor-jefe de La Voz. Fundó el sanatorio Higía en la calle de San Andrés donde estuvo El Arca de Noé. Pero sobre todo fue un entregado a la medicina, siempre estaba dispuesto a acudir cuando se le solicitaba sin entender de día, hora o condición de los enfermos. En A Coruña era una persona muy querida.

Suegro de Joaquín Martín Martínez, secretario del Ayuntamiento, fusilado en el Campo da Rata en el 36. La viuda se exilia a Sudamérica con sus hijos, uno de ellos  Cheché Martín jugador y entrenador del Deportivo.

Muere el médico Rodríguez en 1921 en su casa de Linares Rivas de la que queda un abandonado solar después de haber estado la “Villa de Bruselas” y el restaurante “O Secreto”. Muy cerca, en la Plaza de Ourense, el Ayuntamiento le dedica un busto en 1933.

DSCN0474 (2)

La calle Médico Rodríguez era para mí, a comienzo de los sesenta, el camino a la diversión. Al final estaba la Plaza de Toros, con su descascarillada fachada y la propaganda de Anís de la Asturiana y sidra El Gaitero. A los toros solo fui una vez, no me atraía el espectáculo,  aunque me gustaba leer y escuchar las crónicas taurinas en prensa y radio. Me llamaba la atención el vocabulario y las expresiones que empleaban: ojo de perdiz, bragao, lleno hasta la bandera, pinchar en hueso, entrar al trapo, salir por la puerta grande… A lo que iba con cierta frecuencia, era  a disfrutar con Tupac Amaru, Sotelo y compañía, en aquellas recordadas veladas de lucha libre. También el boxeo con Moncho Casal y los gritos de ¡Marilyn!, ¡Marilyn!. Moncho Casal disputó un campeonato de España contra Manolo Calvo y perdió por una mala decisión arbitral, la que se armó en la plaza de toros fue espectacular, allí llovió de todo.

Pero como había que ilustrarse, decía mi padre, también disfrutaba con los “Festivales de España” y sus zarzuelas y teatro. Divertidas y alegres noches de verano.

La Plaza de Toros, obra del arquitecto Juan de Ciórraga se construye en 1884 y se tira en 1967 experimentando la zona una gran transformación. Las calles Costa Rica, Donantes de Sangre, Plaza de San Pablo sepultan el viejo coso naciendo de sus ruinas una zona densamente poblada, quedando en el recuerdo las noches de verano pasadas en sus tendidos. A Coruña queda huérfana de recintos para espectáculos, no se había construido el Palacio de los Deportes. Se emplean durante unos años unas semiesferas cubiertas que se usan en sustitución y se ponen primeramente en la Plaza de María Pita y después detrás de la torre de Maratón. La sabiduría popular las bautiza como “Tetas de María Pita” y “Cojones de Maratón” Según en qué lugar estuvieran instaladas.

17311379_731840203655902_803194039235259425_o (2)

En la esquina de Juan Flórez con Médico Rodríguez recuerdo allá a principios de los sesenta,  un caserón de tapiadas ventanas que había sido cuartel de la Guardia Civil. En 1967 se construye El Pote en el solar del viejo cuartel. Obra del arquitecto Fernández Albalat será la sensación de la modernidad coruñesa y el primer edificio con escaleras mecánicas. Cierra a comienzos del 2000 y se transforma en el Hotel Heperia.

15134595_10209930238444475_3046096185752786763_n
DERRIVO VIEJO CUARTEL. AÑO: 1966

A continuación estaba el garaje Madrid con sus características puertas en arco y barrotes de madera y en el primer piso un ambulatorio de la época llamado “18 de Julio”. Similares puertas en arco las tuvieron la Estación de Servicio de Cuatro Caminos y el garaje Alonso en Juan Flórez, todos desaparecidos.

1965. ALBERTO MARTÍ (2)
GARAJE MADRID A LA IZQUIERDA. AÑO: 1965. FOTO: ALBERTO MARTÍ

En la acera de la derecha haciendo esquina con Juan Flórez, había una tasca de mesas de madera blancas de la lejía y serrín en el suelo, conocida por “El Manco” que servía unas buenas tazas del ribeiro de la época. Guardo una anécdota de un día que acudí con un buen amigo a tomar unas tazas. La taberna estaba vacía, mi amigo, era sobre el 67, lucía  melenas. Servidas las tazas empezó a entonar una canción de los Beatles. El tabernero con mirada de desprecio y malas maneras nos advirtió que allí no se cantaba. En silencio consumimos las tazas, nos fuimos desando al pobre hombre un día de cartujo. ¡Tiempos!

Hoy aquella tranquila calle que llevaba hacia la ilusión se ha convertido en una de denso tráfico y abundante estacionamiento en doble fila. Aunque tengo que confesar que en alguna noche de verano que he caminado por ella cuando el tráfico ha ido disminuyendo y el silencio lo empieza a llenar todo, he creído oír unos gritos que decían: ¡Tongo!, ¡Tongo!, ¡Marilyn!, ¡Marilyn!, ¡Muérdele un huevo!

   EN LA ACTUALIDAD

DSCN0496 (3)
HOTEL HESPERIA. ANTES ALMACENES EL POTE Y CUARTEL GUARDIA CIVIL
DSCN0495 (2)
LUGAR QUE OCUPÓ LA PLAZA DE TOROS
DSCN0478
CALLE LINARES RIVAS: AQUÍ ESTUVO LA CASA DEL MÉDICO RODRÍGUEZ

REDES: ESPERANDO EL VERANO

DSCN0501 (2)

REDES, A CORUÑA. Me acerco el domingo pasado a Redes para disfrutar una vez más de este tranquilo y agradable pueblo marinero de la ría de Ares. La mañana en gris, brumosa, lo que contribuye a potenciar su belleza tan bien conservada en sus casas de galerías y balconadas al mar. No hay agobios, el verano no ha hecho todavía su aparición, aunque se le espera, y los turistas no hemos roto su armonía.

DSCN0507 (3)

DSCN0510 (2)

DSCN0514 (2)

DSCN0511 (2)

 

DSCN0504 (3)

DSCN0515 (2)

DSCN0517 (2)