EL PARROTE: CARCEL REAL

525514_4541531856571_615874972_n

La  cárcel está en funcionamiento desde 1760 hasta 1929. Se construye al mismo tiempo que el Palacio de Capitanía, teniendo muchos problemas de financiación se recurre al impuesto sobre la sal y cuando se termina se establece un arbitrio sobre el vino. Aún así el arquitecto no cobra hasta ocho años más tarde.

Dicen las crónicas que podía haber hasta trescientos prisioneros entre hombres y mujeres. Había varias estancias: dos enfermerías, salas para presos distinguidos, Sala de Tormentos, la correspondiente capilla donde los que iban a ser ajusticiados aguardaban dos días. La ejecución se realizaba en la Praza da Forca, hoy Campo da Leña.

Javier Alvajar cuenta en “La Coruña de mi niñez”: “El primer recuerdo que me causó una gran y por qué no decirlo, desagradable impresión, fueron los soldados que hacían guardia en el puente que, atravesando la calle, iba desde la Cárcel Vieja a la Audiencia, que , en aquel tiempo, estaba en el ala derecha de la Capitanía General.

Además, en la parte de atrás de la Cárcel, había cuatro ventanas con unas enormes rejas de hierro que en las mareas altas quedaban sumergidas, lo que nos hacía pensar, en nuestra imaginación infantil, que los presos debían pasarlo muy mal. Esa debía de ser también la opinión de las autoridades, que no se atrevían a meter a los presos políticos en semejante sitio. En efecto en aquellos tiempos a los presos políticos los encerraban en el Castillo de San Antón”

Durante su funcionamiento convivían en la ciudad otras cárceles más pequeñas como la que había en la calle de Herrerías que estuvo en funcionamiento desde comienzos del siglos XV hasta finales del XIX, la cárcel de mujeres, en la calle de La Galera, de ahí su nombre, cerca del callejón de Canuto Berea que se cierra también a finales del XIX, el convento de San Francisco del 1834 al 1879, el castillo de San Antón, para políticos y militares.

img_0515
1920

14731343_653684534804803_6137391436084763371_n

praiadoparrote08cadea

Las condiciones llegaron a ser tan denigrantes  que se tira en 1929 y se pasa a usar la nueva enfrente de la Torre de Hércules, otras vistas al mar.

El solar no es utilizado hasta 1941 cuando un joven nadador coruñés, Armando Casteleiro, consigue que el Ayuntamiento le de permiso para construir una piscina en su lugar, la primera en toda la ciudad, naciendo La Solana. “Siempre pensé que el Sr. Casteleiro se había hecho con este solar por los servicios prestados al “glorioso movimiento”. Dice Alvajar en su publicación ya citada.

Se junta en este proyecto con Aureliano Ruenes, un hombre hecho a sí mismo que hoy llamaríamos emprendedor. Emigrante con doce años a Argentina vuelve a Galicia y reinvierte en numerosas empresas entre las que están Almacenes de coloniales, Chocolate Expréss, distribución de medicamentos hasta llegar a ser presidente del Deportivo en dos ocasiones y Santiago Rey Pedreira, arquitecto municipal entre 1930 y 1954, que hace el proyecto del Hotel Finisterre. También construye el mercado de San Agustín, Estadio de Riazor, edificio Torres y Saez, Torre Coruña y el Palacio de los deportes.

En la sociedad se mete el Banco Pastor y se construye, en 1948, el Hotel Finisterre y ya en 1965 desaparece la playa del Parrote rellenándose con las nuevas instalaciones de La Solana. La transformación de espacio público en una explotación privada está concluida.

 

14713779_653044844868772_5253593162102413631_n
DEMOLICION DE LA CARCEL 1929

 

 

 

 

14713762_646675075505749_1279080017824054992_n
1929

 

1942
1942

 

1964-2
1964

 

ESTADO ACTUAL

 

Las fotos antiguas han sido descargadas de: Coruña onte e hoxe.

 

 

 

 

 

Anuncios

VAL DE SAN LORENZO: SUS PUERTAS Y VENTANAS

VAL DE SAN LORENZO (LEÓN). El domingo pasado hago un alto en el camino, de regreso a casa, en Val de San Lorenzo. Recorro las callejuelas de este pueblo de la Maragatería conocido por la artesanía de las mantas de lana. En el centro del pueblo podemos ver la ermita de San Antonio del siglo XVIII en la que destaca una bonita torre con reloj.

Durante el paseo me abordan estas singulares puertas y ventanas para seguir completando mi colección. Ahí quedan. Deseo que gusten a los ofrecidos que lean esto.

DSCN2262.JPG

DSCN2294.JPG

dscn2302

LA LLAVE

img-20161002-wa0001

Muy de mañana habían empezado la mudanza. El aparador, la mesa, las sillas; el vasar, la vajilla; los somieres metálicos, los colchones de borra y lana; las ropas de cama, algún mantel procedente del ajuar heredado de la abuela; fotos familiares, retratos de santos, vírgenes. No llevaban el escañil, los aguamaniles de los dormitorios no cabían en el nuevo hogar o no se necesitaban pues allí había agua en la casa. Todo en hatillos iba depositándose  ordenadamente en la vieja camioneta del panadero, con pulcritud, con cariño y respeto como no queriendo molestar a los objetos en el traslado. Cuando todo estuvo dispuesto, el hombre cerró el portalón de la casa con la gran llave de hierro. La apretó fuertemente en una mano y exhalando un profundo suspiro la entregó a su mujer. “Guarda esto”.

Días antes había llegado a un acuerdo con su amigo, el panadero, en la venta del pequeño rebaño de ovejas y las gallinas; con el burro y la pareja de bueyes se había quedado otro vecino; las tierras en arriendo repartidas entre varios. No quería desprenderse de ellas, nunca se sabe las vueltas que da la vida. Eran un pequeño seguro, como lo era la casa que abandonaban.

Una vida de esperanza, de mejora para todos ellos iba a empezar. Todo había sido pensado y repensado en largas noches de insomnio.  Se iban por los cuatro hijos. El pueblo no daba muchas expectativas; había que intentar ir a la gran ciudad industrial donde otros antes que ellos habían ido escapando de un mundo cerrado al progreso, un mundo duro, un mundo de rigores, de pedriscos inoportunos que arruinaban el trabajo de un año, dejando la necesidad.

Llegaron ya de atardecida, todo lo cubría una densa niebla. La nueva vivienda estaba en un edificio de cinco plantas, al lado otro, otro y otro. Todos juntos, en una calle sin urbanizar, con una bombilla cada largo trecho, con restos de escombros. “Que oscuro está todo” comentó un hijo.

Con la luz del nuevo día el hombre salió a buscar trabajo, conocía a antiguos vecinos que le ayudaron. A la semana estaba trabajando. Cambió el arado, la azada, el dalle por la esponja y la gamuza; cambió el trabajo de la tierra por el lavado de coches y escaparates de comercios del centro. Con el tiempo los siguió cambiando por la paleta y el andamio.

La mujer también encontró trabajo. Cambió el trabajo de la casa, el ordeño de las ovejas, el llevar la comida a su marido en el burro cuando trabajaba en tierras alejadas por la limpieza de portales y de otros hogares.

Pasaron los años. Nunca hubo la oportunidad de hacer una visita al pueblo. El trabajo era continuo, no había descanso. La hipoteca del piso, los estudios de los hijos hacían del trabajo una continua necesidad.

Recibieron una carta del amigo, el panadero, que les comunicaban que los postigos de las ventanas se deshacían, que había cristales rotos, que habían entrado una noche de nevada unos gitanos a guarecerse en su casa. El hombre contestó sin consultar a nadie que tapiase todo: puerta y ventanas.

Aquello le sumió durante mucho tiempo en una profunda tristeza. Permanecía horas con la mirada perdida. Durante las noches, cuando todos dormían, acudía a la vieja cómoda, cogía la llave de hierro, apretándola dentro de su mano recordaba tiempos pasados.

El panadero al recibir la carta se puso a la tarea. Arrancó los restos de cristales y maderas de cuartillos y postigos tapiando todas las viejas ventanas. La puerta fue lo  último en ser cegado. Al panadero mientras iba poniendo piedra a piedra la pared que cerraría la puerta le iba llegando el recuerdo de aquella mujer que zurcía por las tardes al sol sentada en una pequeña silla las camisas, pantalones, faldas. También recordaba las chácharas compartidas con su amigo y la picadura fumada en las noches del verano a la fresca, cuando el sol se había puesto y se tenía un tiempo de descanso antes de retirarse al cuarto.

Cuando el panadero puso la última piedra que cerraba la casa, en su interior se hizo la completa oscuridad. La negrura y el silencio lo envolvieron todo. Y es cuándo empezaron a surgir de los rincones de la casa olores a fruta madura, a requesón recién hecho; surgieron los sonidos de la dulzaina en las fiestas, las pandereta, los villancicos y el rasca rasca de la botella de anís, de los truenos de las tormentas de verano; la imagen de los abuelos en la foto del salón, el crucifijo olvidado encima del lecho conyugal testigo de noches de amor, de confidencias, de descanso; de los platos de tanganillo, de cordero al horno, de los besugos de navidad. Todo fue surgiendo mientras el aire de la casa se iba haciendo cada vez más denso, quedándose quieto junto a la oscuridad.

“No te olvides la llave”  le dijo su madre. “A ver cómo encontráis todo”, “qué lástima que estas piernas ya no puedan caminar”.

Llegaron a media mañana con el cuatro por cuatro, aparcaron al lado de la iglesia. “Vamos Aitor, Ainhoa dejad la tablet ya llegamos, vamos a casa de los abuelos”. “Tomad la llave”.

“¡Papá! ¿Dónde está la puerta?”Dijeron al llegar junto a la casa.

“Aquí” dijo el padre señalando la puerta tapiada.

“Papá, pero por aquí no podemos entrar”, “¿para qué queremos la llave?” ¿Qué hay dentro?

El padre miró la puerta tapiada, las ventanas cegadas y acertó a decir en un murmullo: “Dentro están los recuerdos.”

 

ERMITA DE SAN PEDRO DE TEJADA

PUENTEARENAS (BURGOS). Una forma interesante de llegar a San Pedro de Tejada es hacer una caminata desde el páramo, ermita de la Hoz, bajando por la Calzada Romana o Ruta del Pescado. Degustar, si estamos en época, unas cerezas o ciruelas en el Almiñé, ver la iglesia de San Nicolás de Bari y continuar hacia Puentearenas, darnos un baño en el Ebro y acabar en la ermita.

Este agosto hice el recorrido. Al llegar a la ermita fui recibido por una verja que protege el lugar impidiendo acercarse. Un cartel da información de cómo hacer la visita pero antes de terminar su lectura se apareció una mujer ofreciéndose a acompañarnos previo pago de dos euros. Pagué, éramos cinco, no recibimos justificante y comenzamos la visita con advertencias de no sacar fotos en el interior y la prohibición de acceder a la torre. Desde la puerta, en contraluz estático, da una explicación a manera de faena de aliño. Preguntada por los propietarios, es privada, no se recibe respuesta. Punto final.

dscn1925

Esta ermita románica se comienza a construir a finales del siglo XII. Con anterioridad había habido un cenobio en el siglo IX. Destaca el color rojizo de la piedra. La esbeltez, la puerta pequeña, su torre de base cuadrada y los variados relieves de la decoración.

dscn1934dscn1932

En la parte izquierda de la portada imágenes de los apóstoles y el detalle de la última cena en que San Juan apoya la cabeza en Jesucristo, mientras éste ofrece comida a Judas.

 

dscn1935dscn1933

En la portada a la derecha se puede ver la imagen de un león con un hombre. Los mal pensados ven falsamente, de lejos, otra cosa. Los canecillos con decoraciones con temática de animales fabulosos y eróticos completan un bello conjunto.

dscn1931dscn1937

Torre cuadrada con dos partes, la primera con arcos ciegos. La segunda donde están las campanas dos ventanas con bellas columnas que las dividen. Una torrecilla cilíndrica da acceso a la torre teniendo la entrada en el interior del templo.

En el interior, como dije, la guardesa-guía no me permitió hacer fotos. Lo siento.

 

LAVADERO DEL PARROTE

13339714_1052218538188294_4797228596888635468_n
LAVADERO DEL PARROTE. 1910. FOTO FERRER

Las autoridades coruñesas de la época, año 1866, vigilando por la salud de los ciudadanos deciden suprimir los lavaderos de las fuentes de Neptuno y de la Fama ya que las epidemias de tifus abundaban echando la culpa al agua apozada de estos lugares.

Se construye primero el del Caramanchón en el lugar que hoy ocupa el colegio Eusebio da Guarda. Tirándose poco después para construir el colegio y el lavadero pasa al Orzán, calle Cordelería.

 

El de la foto estaba en el Parrote al lado de Capitanía y adosado al Jardín de san Carlos, se construye en 1893. Daba servicio a la Ciudad Alta. Se abastecía de la fuente de la plaza de Azcárraga (de la Harina).

Las mujeres ejercían el duro trabajo echando un tiempo a la comunicación, al intercambio de novedades entre frotado y aclarado. Las expresiones “los trapos sucios se lavan en casa”, “hay ropa tendida” algo tendrían que ver y desde luego el decir: “lo sé  de buena fuente” demostraba una información veraz.

Cuando en agosto de 1929 vieron sobre sus cabezas el Graf Zeppelín (foto) más de una quedó muda y ese día la información dio un giro yendo del lavadero a casa.

Todo fue desapareciendo, se tira en 1948, la llegada del agua a la mayoría de las casas hizo que los lavaderos fueran quedando en desuso y los de siempre arramplaron tirando con todo ya que a sus entendederas no les cabía el uso que podía dársele. Otra pérdida para este entorno.

 

577478_493252344057205_1598407191_n
AÑO 1929

 

14232617_1115778585165622_8616855875958105989_n

cm8dij1wgaadn4b

 cgjjeihwsaaa-bh

 

dscn2228
EN LA ACTUALIDAD

 

 

ORBANEJA DEL CASTILLO: SUS PUERTAS Y VENTANAS

dscn1961

ORBANEJA DEL CASTILLO (BURGOS). No busquemos el castillo al llegar a Orbaneja, el castillo es el pueblo. El patio de armas está protegido por un arroyo que nace de la cueva del Agua y atravesando el pueblo a manera de foso protector se precipita en el Ebro diciendo: “¡cuidado, aquí estoy!”, todo con los vigías en las almenas esculpidas por el agua que se muestran desafiantes al invasor.

Orbaneja es para visitar, para contemplar el encanto que ha diseñado la naturaleza dejando una imagen de cuento.

dscn1968

Dejo en esta entrada lo espectacular y añado  unas fotos de otros detalles que deambulando por Orbaneja podemos descubrir: sus puertas y ventanas. Para seguir con esta manía que se me ha metido este verano.

dscn2002

 

DSCN1994.JPG

PESQUERA DE EBRO: SUS PUERTAS Y VENTANAS

DSCN2085.JPGPESQUERA DE EBRO (BURGOS). A Pesquera podemos llegar desde Los Altos por el puerto de la Eme. Buen comienzo para las sensaciones a disfrutar tomando como base este bonito pueblo del Valle de Sedano.

Las rutas son variadas en extensión y dificultad, las hay para todos. La ruta de los Cañones del Ebro que nos lleva a Valdelateja pasando por Cortiguera colonizado por los hippies después de su abandono allá por los ochenta. El Pozo Azul, descenso en balsa de rafting, Orbaneja. Todo ello rodeado de gran belleza en un relieve calizo: hoces, cañones y desfiladeros que los ríos Ebro y Rudrón han esculpido a lo largo de los años. Los recorridos siempre acompañados de buitres y alimoches.

Después de una caminata disfrutar de los detalles de las callejuelas de Pesquera con sus portales y ventanas será un relajo al cuerpo y al espíritu. Dejo estas fotos como un pequeño ejemplo.

 DSCN2044 (2)

 

 

 

DSCN2042

DSCN2091.JPG